14 jun. 2011

Amanecer: Cap. 19 - Estratagemas

Aro no contestó a su protector ansioso que esperaba en el lado del norte del claro; en lugar de eso, los animó a ir adelante.
Edgard comenzó a sostenerme, tirando de mi brazo y Emmett. Nos apresuramos cuidarnos la retaguardia, posando nuestros ojos en la amenaza que avanzaba. Jacob se retiró lentamente, la piel en sus hombros se erizó y descubrió sus colmillos hacia Aro. Renesmee pasó su mano por la cola de Jacob, evitando que él se fuera, forzándolo a permanecer con nosotros. Alcanzamos a nuestra familia a la vez que las capas oscuras rodearon a Aro otra vez.
Ahora había solamente cincuenta yardas entre ellos y nosotros - una distancia que cualquiera de nosotros podría saltar en apenas una fracción segundo.
Cayo comenzó a discutir con Aro inmediatamente.
¿“Cómo puedes aceptar esta infamia? ¿Por qué estamos aquí parados impotentes frente a un crimen tan indignante, cubierto por un engaño tan ridículo?” Él mantuvo sus brazos rígido en sus lados, sus manos erizadas en garras. Me preguntaba porqué él no tocaba a Aro para compartir su opinión. ¿Veíamos una división en sus filas ya? ¿Podríamos ser así de afortunados?
“Porque es todo el verdad,” Aro le dijo tranquilamente. “Cada palabra de ella. Ve cuántos testigos están parados listos para dar evidencia que han visto a esta niña milagrosa crecer y madurar en apenas un corto plazo, el mismo corto plazo en que le han conocido. Que han sentido el calor de la sangre pulsar en sus venas”.
El gesto de Aro barrió desde Amun en un lado hasta a Siobhan en el otro.
Cayo reaccionó extrañamente a las palabras calmantes de Aro, comenzando siempre tan levemente en los testigos mencionados. La cólera se esfumó de su rostro, substituida por un cálculo frío. Él echó un vistazo en los testigos de los Volturi con una expresión vaga… nerviosa.
Eché un vistazo en la multitud enojada, también vi que la descripción no era ya la misma. El frenesí por la acción había dado vuelta a la confusión. Las conversaciones eran susurros a través de la muchedumbre mientras que intentaron entender qué había sucedido.
Cayo frunció el ceño, profundo y pensando. Su expresión especulativa alimentó las llamas de mi cólera a la vez que me preocupó. Qué si ¿el protector actuaba otra vez en una cierta señal invisible, como tenían en su marcha?
Ansiosamente, examiné mi protector; se sentía apenas tan impenetrable como antes. Ahora puse de manera baja, formando arcos sobre nuestra compañía. Podía sentir las plumas agudas de la luz donde mi familia y amigos estaban parados - cada uno con un sabor individual que pensé podría reconocer con práctica. Conocía ya Edward - el suyo era el más brillante de todos.El espacio vacío adicional alrededor del punto brilloso me incomodó; no había barrera física del protector, y si uno de los Volturi talentosos pudiera pasar debajo, no podría proteger a nadie excepto a mi. Sentía mi frente arrugarse mientras que tiré de la armadura elástica muy cuidadosamente más cerca. Carlisle era el delantero más lejano; Aspiré, el escudo avanzó poco a poco, pulgada por pulgada, intentando envolverlo exactamente a su cuerpo como podía.
Mi escudo parecía desear cooperar. Abrazó su forma; cuando Carlisle cambió de puesto al lado más cercano a Tanya para apoyarle, el elástico estiró con él, dibujado a su chispa. Fascinada, tiré más hilos de la tela, tirando de él alrededor de cada forma que brillaba tenuemente, ya sea de un amigo o un aliado. El escudo dispuesto se aferró a ellos, moviéndose mientras que se movieron.

Solamente un segundo había pasado; Cayo todavía deliberaba. “Los hombres lobos,” él murmuro al último. Con pánico repentino, hice que la mayor parte de los hombres lobos fueran protegidos. Estaba a punto de alcanzarlos cuando no pude sentir sus “chispas”. Curioso, dibujé el escudo más apretado adentro, hasta que Amun y Kebi - el borde más lejano de nuestro grupo - estaban afuera con los lobos.
Una vez que estuvieran en el otro lado, sus luces desaparecieron. Dejaron de existir en ese sentido. Pero los lobos seguían siendo llamas brillantes - o algo, la mitad de ellos era. Hmm… Miré hacia fuera otra vez, y tan pronto como Sam estuvo bajo cubierta, todos los lobos era chispas brillantes otra vez. Sus mentes deben haber sido interconectadas como lo había imaginado. Si la alfa estaba dentro de mi escudo, el resto de sus mentes que eran parte de él, estarían protegidos como el suyo.
“Ah!, hermano…,” Aro contestó a la declaración de Cayo con una mirada dolida.
“Tú también defenderás esta alianza, Aro?” exigió Cayo.

“Los niños de la luna han sido nuestros enemigos desde el amanecer de los tiempos. Los hemos cazado hasta lograr casi su extinción en Europa y Asia. Con todo Carlisle anima una relación familiar con esta infestación enorme – no hay ninguna duda, es un intento para derrocarnos. Es la mejor forma de proteger su forma de vida torcida.”
Edward despejó su garganta en alta voz y Cayo se deslumbró con él. Aro colocó su fina mano sobre su propia cara como si lo desconcertara el otro antiguo.
“Cayo, es el centro del día,” Edward precisando. Él hizo un gesticulo a Jacob. “Éstos no son niños de la luna, claramente. No tienen ninguna relación con sus enemigos en el otro lado del mundo“

“Tu crías mutantes aquí,” escupida de Cayo detrás de él.
Edward apretó su quijada entonces él contestó uniformemente, “Ellos no son siempre lobos. Aro puede decirte todo si no me crees.”
“ ¿No son siempre lobos? Tiré a una mirada desconcertada en Jacob. Él levantó sus hombros enormes y los dejó caer - un encogimiento. Él no sabía de qué hablaba Edward, tampoco.
“Estimado Cayo, te habría advertido a que no presionaras este punto si con tu mano me hubieses dicho tus pensamientos,” murmuró Aro. “Aunque estas criaturas piensan que son lobos, no lo son. El nombre más exacto para ellos sería desplazadores de forma (shapeshifters). La opción de tomar la forma de un lobo, sólo fue una opción. Habría podido ser un oso o un halcón o una pantera cuando el primer cambio fue realizado. Estas criaturas no tienen nada que ver con los niños de la luna. Han heredado simplemente esta habilidad de sus padres. Es genético - no continúan su especie infectando a otras la manera que lo hacen los hombres lobos verdaderos”.
Cayo se deslumbró con Aro, con irritación y algo más - una acusación de traición, quizá.
“Saben nuestro secreto,” él dijo plano (flatly)
Edward miraba alrededor para contestar a esta acusación, pero Aro habló más rápido. “Son criaturas de nuestro mundo supernatural, hermano. Quizá, ellos dependen más del secreto que nosotros, ellos están expuestos. Cuidadosamente, Cayo. Las acusaciones engañosas no nos llevan a ninguna parte”. Cayo respiró profundamente y cabeceó. Intercambiaron un vistazo largo, significativo.

Pensé que entendía la instrucción detrás de la frase cuidadosa de Aro. Las falsas acusaciones no ayudaban convencer a testigos que miraban de cualquier lado; Aro tuvo cuidado con el siguiente movimiento estratégico de Cayo. Me preguntaba si la razón era la tensión evidente que aumentaba entre los dos – la desgana de Cayo de compartir sus pensamientos con un toque - era que Cayo no cuidaba mostrar tanto como lo hizo Aro. Era como si la matanza que venía era más esencial para Cayo que su reputación inmaculada.
“Deseo hablar con el informador,” Cayo anunció abruptamente, y dio la vuelta para mirar a Irina.
Irina no prestaba atención a la conversación de Cayo y de Aro; su cara estaba torcida en la agonía, tenía los ojos trabados en sus hermanas, alineadas para morir. Estaba claro en su rostro que ahora sabía que su acusación había sido totalmente falsa.
“Irina,” Cayo irritado, infeliz de tener que dirigirse a ella. Ella miró hacia arriba, temerosa e inmediatamente asustada. Cayo tronó los dedos (le tronó los dedos en el sentido de que se apurara). Vacilante, ella se movió desde las franjas de la formación de los Volturi para ser el soporte delante de Cayo, otra vez.
“Tu pareces haberte equivocado absolutamente en tus declaraciones,” Cayo comenzó. Tanya y Kate se inclinaron ansiosamente hacia adelante.
“Lo siento,” Irina susurrado. “Debí haberme cerciorado de lo que veía. Pero no tenía ninguna idea…” ella hizo una mueca desamparada en nuestra dirección.
“Querido Cayo, podrías esperar que ella entendiera en un instante algo tan extraño e imposible?” pidió Aro. “Cualquiera de nosotros habríamos hecho la misma suposición.” Cayo chasqueó sus dedos en Aro para silenciarlo.
“Todos sabemos que te equivocaste,” él dijo bruscamente.
“Significa hablar de tus motivos.” Irina esperaba nerviosa a que él continuara, y después repitió, “mis motivaciones?”
“Sí, para venir a espiar en primer lugar.” Irina retrocedió en la palabra espía.
“Tu eras infeliz con los Cullens, no?” Ella giró sus ojos miserables hacia el rostro de Carlisle.
“Era” ella admitió.
“Porque… ¿? “Cayo incitó.
“Porque los hombres lobos mataron a mi amigo,” ella susurró.
“Y los Cullens se pusieron de su lado y no me dejaron vengarlo.”
“Los cambiadores de forma,” Aro corrigió reservado.
“Los Cullens otra vez se pusieron de parte de los cambiadores de forma, haciendo a un lado a nuestra clase – incluso, en contra del amigo de un amigo,” Cayo resumió.
Oí a Edward hacer un sonido disgustado bajo su respiración. Cayo hacía tictac cuando su lista se vino abajo, buscando una acusación que diera resultado.
Los hombros de Irina se pusieron tiesos. “Es como lo vi.”
Cayo esperó otra vez y después incitó, “si tu quieres puedes hacer una demanda oficial contra los cambiadores de forma - y a los Cullens por apoyar sus acciones - ahorita sería el momento.” Él sonrió una sonrisa cruel minúscula, esperando a Irina para que le diera su siguiente excusa.
Tal vez Cayo no entendía a las verdaderas familias - relaciones basadas en amor y el poder del amor. Quizá él sobrestimó la potencia de la venganza.
La quijada de Irina se movió con estirón hacia arriba y los hombros ajustados. “No, no tengo ninguna queja contra los lobos, o los Cullens. Tu viniste hoy aquí a destruir a un niño inmortal. Y ningún niño inmortal existe. Éste es mi error, y tomo la responsabilidad completa. Pero los Cullens son inocentes, y tu ya no tienes ninguna razón para estar todavía aquí. Lo siento mucho”, ella nos dijo a nosotros, y entonces ella volteó hacia los testigos de los Volturi.
“No hay crimen. No hay razón válida para que continúes aquí”. Cayo levantó su mano cuando ella habló, y tenía un objeto extraño de metal, tallado y adornado.
Esto era una señal. La respuesta fue tan rápida que miramos fijamente con incredulidad, atontados mientras que sucedió. Antes de que pudiéramos reaccionar, todo terminó. Tres de los soldados Volturi saltaron adelante, y sus capas grises taparon totalmente a Irina. En el mismo instante, el horrible chillido metálico cruzó en el claro. Cayo pasó al centro con melena gris, y el sonido del chillido producía una sacudida eléctrica estallando en una llama de chispas que asustaba. Los soldados saltaron detrás del infierno repentino, volviendo a tomar inmediatamente sus lugares en la línea perfectamente recta del protector.

Cayo solamente estaba parado al lado de los restos ardientes de Irina, el objeto de metal en su mano todavía lanzaba un gruesa ráfaga de fuego en la fogata. Con un sonido que trituraba, el fuego que salía de la mano de Cayo desapareció. Un sonido de asombro salió a través del tumulto de testigos detrás de los Volturi.
Estábamos demasiado horrorizados hacer cualquier ruido. Una cosa era saber que la muerte venía con una velocidad feroz, imparable; y otra cosa era mirarlo suceder.
Cayo sonrió friamente. “Ahora ella ha tomado la responsabilidad completa de sus acciones.” Sus ojos destellaban sobre nuestra línea delantera, deteniéndose rápidamente en las formas congeladas de Tanya y de Kate.
En ese segundo entendí que Cayo nunca había subestimado los lazos de una verdadera familia. Éste era su trabajo. Él no había deseado la queja de Irina; él había deseado su desafío. Fue una excusa para destruirla, para encender la violencia que llenó el aire como una niebla gruesa, como combustible. Él había lanzado un fósforo.
La paz filtrada de esta cumbre vaciló tan peligrosamente como un elefante en una tensa cuerda. Una vez que la lucha comenzó, no había forma de pararla. La única escala que haría sería hasta terminar con un lado. Nuestro lado. Cayo sabía esto. También Edward.

“Párenlos!” Edward gritó, saltando para agarrar el brazo de Tanya mientras que ella guiñó hacia Cayo sonriente y con un grito que emanaba de la pura rabia
Ella no podía sacudir a Edward y menos porque Carlisle tenía sus brazos trabados alrededor de su cintura. “Es demasiado tarde para ayudarle,” tratando de razonar tanto como ella luchaba. “No le den lo que él desea!”
Kate era más difícil de contener. Chillando casi como Tanya, ella dio el primer paso grande para el ataque que terminaría con la muerte de cada uno. Rosalie era la más cercana a ella, pero antes de que Rose pudiera contenerla, Kate le dio una sacudida eléctrica tan violentamente que Rose barrió la tierra. Emmett la tomó del brazo y la lanzó abajo, después la colocó detrás, sus rodillas que daban hacia abajo. Kate rodó a sus pies, y miraba como si nadie pudiera detenerla. Garrett se arrojó sobre ella, golpeándola otra vez contra la tierra. Él se limitó a poner sus brazos alrededor de sus muñecas. Vi el espasmo de su cuerpo cuando ella le dio una sacudida eléctrica. Sus ojos rodaron detrás en su cabeza, pero no dejó su posición.
“Zafrina,” Edward gritó. Los ojos de Kate quedaron en blanco y ella gritó nuevamente dejando salir sus quejidos. Tanya paró de luchar. “Devuélveme mi vista” (se refiere a su poder) Tanya silbó.
Desesperadamente, pero con toda la delicadeza que podría manejar, yo jalé mi escudo incluso más apretado contra las chispas de mis amigos, poniéndolo cuidadosamente detrás de Kate mientras que intenta ponerlo alrededor de Garrett, haciéndole una piel fina entre ellos. Y entonces Garrett estaba sosteniendo otra vez a Kate en la nieve.

“Si te suelto volverás a golpearme otra vez, Katie?” él susurró. Ella gruñó como respuesta, todavía intentado golpearlo.
“Escúchenme, Tanya, Kate,” Carlisle dijo en un susurro bajo pero intenso. “La venganza no les va a ayudar. Irina no querría que ustedes perdieran sus vidas de esta manera. Piensen lo que ustedes están haciendo. Si ustedes los atacan, todos moriremos” Tanya bajó sus hombros con pena, y ella se inclinó hacia Carlisle para que la consolara. Kate finalmente cedió.
Carlisle y Garrett continuaron consolando a las hermanas con las palabras urgentes para confortarlas. Y mi atención volvió al peso de las miradas fijas que se apretaron en nuestro momento de caos.
De las esquinas de mis ojos, podía ver que Edward y todos los demás cerca de Carlisle y de Garrett entraron otra vez en mi escudo. El brillantez más pesada vino de Cayo, mirando fijamente con incredulidad enfurecida hacia Kate y Garrett en la nieve.
Aro también miraba a esos dos, la incredulidad era la emoción más fuerte en su cara.
Él sabía lo que podría hacer Kate. Él había sentido su potencia con las memorias de Edward. ¿Él entendía qué era lo que estaba sucediendo - él vio que mi escudo había crecido en fuerza y delicadeza más allá de lo qué Edward me creía ser capaz? ¿O él pensó que Garrett había aprendido su propia forma de inmunidad? El guardia de los Volturi estaba parado sin poner más atención de que su disciplina marcaba – se agacharon hacia adelante, esperando contra atacar en el momento en nosotros atacáramos.

Detrás de ellos, los testigos estaban mirando con expresiones muy diversas de las que habían usado en el claro. La confusión había dado vuelta a la desconfianza. La destrucción relámpago de Irina los había sacudido a todos. ¿Cuál había sido su crimen? Sin el ataque inmediato con el que Cayo contaba que los distraería de su acto impulsivo, los testigos de los Volturi comenzaron a preguntase exactamente qué sucedía aquí. Aro echó un vistazo hacia atrás rápidamente mientras que lo miré, su cara de fastidio lo traicionaba rápidamente. La necesidad de una audiencia lo había defraudado gravemente.
Oí los murmullos de Stefan y de Vladimir, ambos mostraban un júbilo reservado por el malestar de Aro.
Aro había sido descrito como el que llevaba la bandera blanca, tal como los rumanos lo habían imaginado. Pero no creí que los Volturi nos dejarían en paz solo por conservar su reputación. Después de que acabaran con nosotros, matarían seguramente a sus testigos para ese propósito. Sentía una compasión extraña, repentina para la multitud de extranjeros que los Volturi había traído para mirarnos morir. Demetri los buscaría hasta que estuvieses extintos también.
Por Jacob y Renesmee, por Alice y Jasper, por Alistair, y por estos extranjeros que no sabían lo que les costaría este día, Demetri tenía que morir.
Aro tocó el hombro de Cayo, ligeramente. Han castigado a “Irina ha muerto por su falso testimonio en contra de esta niña.” De modo que terminaron las excusas. Él se encendió. “Quizás debemos volver al tema actual?”
Cayo se enderezó, y su expresión se endureció aún más. Él miró fijamente hacia adelante, sin ver nada. Extrañamente su cara me recordó, a quien acaba de ser degradado.

Aro mandó hacia delante a Renata, Felix, y Demetri que se movía automáticamente con él.
“Sean cuidadosos,” él dijo, “quisiera hablar con algunos de sus testigos. Procedimiento, ustedes saben”. Él agitó una mano. Dos cosas sucedieron inmediatamente. Los ojos de Cayo centrados en Aro, y la sonrisa pequeña y cruel volvió. Y Edward silbó, sus manos se cerraron en puños firmes, parecía como si sus nudillos partieran su piel dura de diamante. Estaba desesperada por preguntarle qué ocurría, pero Aro estaba lo bastante cerca para oír hasta la respiración más reservada. Vi a Carlisle echar un vistazo a la cara ansiosa de Edward y entonces su propio rostro se endureció. Mientras que Cayo había cometido un error con acusaciones inútiles y tentativas imprudentes para accionar la lucha, Aro debió pensar estrategia más eficaz.
Aro atravesó la nieve como un fantasma el lado occidental de nuestra línea, parandose cerca de diez yardas de Amun y de Kebi. Los lobos que estaban cerca se erizaron coléricamente pero se quedaron en sus posiciones. “Ah!, Amun, mi vecino del mediterráneo!” dijo Aro calidamente. “Hace tanto tiempo que me visitaste.” Amun estaba inmóvil pero con ansiedad, Kebi como estatua a su lado. “El tiempo significa poco, nunca noto su paso” Amun dijo a través de sus labios sin mover. “Es cierto” Aro estuvo de acuerdo. “Pero tal vez tú tenías otra razón para permanecer lejos?”
Amun no dijo nada.

“Puede ser un terrible desperdicio de tiempo el organizar la llegada de un nuevo miembro. ¡Eso lo sé bien! Estoy agradecido, yo tengo a otros para ocuparse del tedio. Estoy alegre de sus nuevas adiciones, ha encajado bastante bien. Me habría encantado haber sido presentado. Estoy seguro de que entiendes el significado de venir verme pronto” “Por supuesto,” dijo Amun, su tono era sin emociones por lo que era imposible decir si había miedo o sarcasmo en su afirmación.
“¡Oh bien, ahora todos estamos juntos! ¿No es encantador?” Amun cabeceó, su rostro quedó en blanco.
“Pero la razón de tu presencia aquí no es tan agradable, desafortunadamente. ¿Carlisle te invitó a atestiguar?”
“Sí.”
“Y qué viniste a atestiguar para él?”
Amun habló con la misma voz fría carente de emoción. “He observado a la niña en cuestión. Era casi evidente, inmediatamente que ella no era un niña inmortal” “quizás debemos definir nuestra terminología,” Aro interrumpió, “ahora parece ser que hay nuevas clasificaciones, pero por niño inmortal, por supuesto que tu entiendes que es un niño humano que fue mordido y transformado por un vampiro” “Sí, eso es lo que quise decir.” “Qué más observaste sobre la niña?”

“Las mismas cosas que seguramente viste en la mente de Edward. Que la niña es su hija biológica. Que ella crece. Que ella aprende.”
“Sí, sí,” dijo Aro, con un toque de impaciencia en su tono amable. “Pero específicamente en tus pocas semanas aquí, ¿qué viste?”
Amun frunció el ceño. “Que ella crece… rápidamente.”
Aro sonrió. “¿Y tu crees que le deberíamos permitir vivir?”
Un silbido se escapó de mis labios, y no estaba sola. La mitad de los vampiros en nuestra línea repitió mi protesta. El sonido era un chisporroteo bajo de la furia que colgaba en el aire. A través del prado, algunos de los testigos de los Volturis hicieron el mismo ruido. Edward caminó detrás y envolvió una mano que refrenaba alrededor de mi muñeca.
Aro no hizo caso al ruido, pero Amun echó un vistazo alrededor inquieto.
“No vine a hacer juicios,” él evadió.
Aro rió ligeramente. “Solo es tu opinión.”
Amun levanto su barbilla. “No veo ningún peligro en la niña. Ella aprende más de lo que ella crece.”
Aro cabeceó, considerando. Después de un momento, él se alejo.
“¿Aro?” Amun llamado.
Aro se giro hacia el. “¿Sí, amigo?”
“Di mi testimonio. No tengo no más negocios aquí. Mi compañero y yo quisiéramos ahora tomar nuestra licencia.”
Aro sonrió con gusto. “Por supuesto. Estoy muy alegre de que podamos charlar para un momento. Y estoy seguro de que nos veremos pronto otra vez.
Los labios de Amun eran una línea apretada pues él inclino su cabeza una vez, reconociendo la amenaza apenas encubierta. Él tocó el brazo de Kebi, y entonces dos de ellos corrieron rápidamente al borde meridional del prado y desaparecieron entre los árboles. Sabía que no pararían de correr por mucho tiempo.
Aro se deslizaba detrás a lo largo de la longitud de nuestra línea al este, su guardia se puso tensa. Él paró cuando estaba enfrente de la forma masiva de Siobhan.
“Hola, estimado Siobhan. Estas tan encantador como siempre.”
Siobhan inclino su cabeza, esperando.
“¿Y tu?” pregunto. “¿Contestaras a mis preguntas de la misma manera que lo hizo Amun?”
“Lo hare,” dijo Siobhan. “Solamente quizás agregaría un poco más. Renesmee entiende las limitaciones. Ella no es ningún peligro a los seres humanos—ella se mezcla mejor que nosotros. Ella no plantea ninguna amenaza de la exposición.”
“¿Puedes pensar en nada?” pregunto soberbiamente Aro.
Edward gruñó, una baja rasgadura sonó profundamente en su garganta.
Los ojos carmesí nublados de Caius aclararon.
Renata llevó a cabo una protección hacia su amo.
Y Garrett liberó a Kate para tomar un paso adelante, haciendo caso omiso de la mano de Kate como intentó advertir a él esta vez.
Siobhan contesto lentamente, “no pienso que le sigo.”
Aro desvio ligeramente la espalda, casualmente, hacia el resto de su guardia. Renata, Felix, y Demetri estaban más cercanos que su sombra. “No hay ley quebrada,” dijo Aro en una voz que aplaca, pero cada uno de nosotros podría oír que venía una calificación. Luché por controlar mi rabia que intento agarrar mi garganta a su manera y gruñir en forma desafiante. Lancé la furia en mi escudo, espesándolo, cerciorándose de que cada uno fue protegido.
“Ninguna ley quebrada,” repitió Aro. “Sin embargo, ¿entonces significa que no hay peligro? No.” Él sacudió su cabeza suavemente. “eso es un problema separado.”
La única respuesta fue el endurecimiento de los nervios ya extendidos, y Maggie, en las franjas de nuestra venda de combatientes, sacudiendo su cabeza con cólera lenta.
Aro estableció el paso cuidadosamente, mirando como si él flotara más bien como si tocara la tierra con sus pies. Noté que cada paso lo tomó más cercano a la protección de su guardia.
“Ella es única… completamente, imposiblemente única. Tal basura sería, destruir algo tan encantador. Especialmente cuando podríamos aprender tanto…” Él suspiró, como si no quisiera continuar. “Pero hay peligro, peligro que no pueden ser ignorado simplemente.”
Nadie respondió a su afirmación. Era absolutamente silencioso a medida que él continuó en un monólogo que sonaba como si él lo hablara para si mismo.

“Que ironico es como los avances de los seres humanos, como su fe en la ciencia crece y se controla su mundo, son mas libres con su descubrimiento. Sin embargo, a medida se convierten más desinhibidos de su incredulidad en lo sobrenatural, se vuelven lo suficientemente fuertes en sus tecnologías que, si así lo desean, pueden en realidad representar una amenaza para nosotros, incluso destruir algunos de nosotros.
“Por miles y miles de años, nuestro secreto ha sido más una cuestión de conveniencia, de la facilidad, que de la seguridad real. Este último siglo crudo, enojado ha dado a luz a las armas de tal energía que ponen en peligro incluso a inmortales. Ahora nuestro estado como mito mero en verdad nos protege contra estas criaturas débiles que buscamos.
“Esta niña asombrosa” —él levantó la palma de su mano abajo como si casi para reclinarla en Renesmee, aunque ahora él estaba a cuarenta yardas de ella, dentro de la formación de Volturi otra vez - “si pudiéramos saber su potencial—Se con absoluta certeza que ella podría seguir siempre cubierta dentro de la oscuridad que nos protege. ¡Pero no sabemos nada de lo que ella hará! Sus propios padres son plagados por el miedo sobre su futuro. No podemos saber que es lo que será cuando ella crezca.” Él se detuvo brevemente, mirando primero nuestros testigos, y entonces, significativamente, a los suyos. Su voz dio una buena imitación de sonar rasgada por sus palabras.
Todavía mirando a sus propios testigos, él habló otra vez. “Solamente el saber es seguro. Solamente el saber es tolerable. Lo desconocido es… una vulnerabilidad.”
La sonrisa de Caius se ensanchó brutalmente.
“Estas alcanzando, Aro,” dijo Carlisle con una voz triste.
“Paz, amigo.” Aro sonrió, su cara era amable, su voz apacible, como siempre. “No seamos precipitados. Miremos esto de cada lado.” 

“¿Puedo ofrecer un lado que se considerará?” solicitó Garrett en un tono del nivel, tomando otro paso adelante.
“Nómada,” dijo Aro, cabeceando el permiso.
La barbilla de Garrett se levantó. Sus ojos se centraron en la masa amontonada en el extremo del prado, y él habló directamente a los testigos de Volturi.
“Vine aquí en la petición de Carlisle, como los otros, atestiguar,” dijo. “Que es ciertamente no más necesario, con respecto a la niña. Todos vemos lo que ella es. “Permanecí para atestiguar algo más. Tu,” Él apunto su dedo hacia los vampiros cuidadosos. “Conozco a dos de ustedes - Makenna, Charles - y pude ver que muchos de ustedes son también andariegos, vagabundos como yo. Respondiendo a nadie. Pensando cuidadosamente en lo que le digo ahora.
“Estos ancianos no vinieron aquí para la justicia como les dijeron. Sospechamos tanto, y ahora se ha probado. Vinieron, engañando, pero con una excusa válida para su acción. Testigo ahora como inventan excusas débiles para continuar su misión verdadera. Testigos de cómo luchan para encontrar una justificación para su propósito verdadero - de destruir a esta familia.” Gesticuló hacia Carlisle y Tanya.
“Los Volturi vinieron a borrar lo que perciben como la competencia. Quizás, como mí, ustedes miran los ojos de oro de este clan y se maravilla. Son difíciles de entender, es verdad. Pero los viejos miran y ven algo más detrás de su opción extraña. Ellos ven poder.
“He observado los enlaces dentro de esta familia – he dicho familia y no clan. Estos extraños ojos-dorados niegan su misma naturaleza. ¿Pero a cambio han encontrado algo que vale aún más la pena, tal vez, que la mera satisfacción del deseo? Los he estudiado a ellos en mi poco tiempo aquí, y me parece que este intrínseco e intenso vinculo familia - es el carácter pacífico de esta vida de sacrificio. No hay agresión aquí como todos vimos en los grandes clanes meridionales que crecieron y disminuyeron tan rápidamente en sus peleas salvajes. No hay pensamiento para la dominación. Y Aro y lo sabe mejor que yo.”
Yo miraba la cara de Aro al ver como lo condenaban las palabras de Garret, esperando pensionadamente por alguna respuesta. Pero la cara de Aro solo era educadamente divertida, como si la espera de una rabieta de un niño pequeño al darse cuenta que nadie le prestaba atención al dramatismo.

“Carlisle nos aseguró a todos nosotros, cuando el nos llamo para que viniéramos, que no nos llamaba aquí a luchar, estos testigos” Garret señaló a Siobhan y Liam “estuvieron de acuerdo a testificar, para frenar el avance de los Vulturi con su presencia y así Carlisle tuviera una oportunidad de presentar su caso”

“pero algunos de nosotros nos preguntamos…” sus ojos destellaban en la cara de Eleazar- “si Carlisle teniendo la verdad de su lado seria suficiente para detener su llamada justicia. ¿Los Vulturis están aquí para proteger nuestro secreto o para proteger su propio poder? ¿Vienen ellos a detener la creación de un ilegal o una forma de vida? ¿Podrían estar satisfechos cuando vieran que el peligro no fue más que un mal entendido? ¿O seguir con su cuestión sin la excusa de la justicia?”

“tenemos las respuestas a todas estas preguntas. Hemos escuchado esto en las mentiras de Aro – tenemos alguien con el don de saber la certeza de sus palabras- y lo vemos ahora en Cayo (Caius) con su ansiosa sonrisa. Su guardia es solo un arma sin sentido, una herramienta para sus amos” Búsqueda de la dominación.

“Así que ahora hay mas preguntas, preguntas que usted debe responder. ¿Quien los manda a ustedes, nómadas? ¿Responden a la voluntad de otros que no se a la de ustedes mismos? ¿Son libres de elegir su propio camino, o la voluntad de los Vulturi debe decidir como vivirán ustedes ahora?”
“yo vine a atestiguar. Me quedo a luchar. Los Vulturi no les importa la muerte de un niño. Buscan la muerte de nuestro libre albedrío”

El giró, entonces, para hacer frente a los ancianos “así que, no vamos a escuchar mas argumentos de sus mentiras, sean honestos con sus intenciones así como nosotros somos con las nuestras. Vamos a luchar por nuestra voluntad, ataquen o no ataquen ustedes. Elijan ahora y deje que estos testigos vean la verdadera cuestión debatida”

Otra vez el miro los testigos de los Vulturi, sus ojos se enfrentaron a cada cara. El poder de sus palabras era evidente en cada expresión. “ustedes pueden considerar unirse a nosotros. Si ustedes piensan que los Vulturi los dejaran vivir para que cuenten esta historia, ustedes están equivocados. Nosotros talvez destruyamos a todos - el se encogió de hombros “pero entonces, tal vez no. Tal vez estamos de pie en igualdad de condiciones más de lo que ellos saben. Pero entonces, tal vez los vulturi han cumplido su partido y les aseguro que si ellos caen ustedes también lo harán”

El orador concluyó su discurso acalorado y volvió al lado de Kate y luego se deslizo en posición de ataque.

Aro Sonrió “Bonito discurso, mi amigo revolucionario” Garrett siguió en posición de ataque “¿revolucionario? El gruñó “quien soy yo un revolucionario en contra, que podría pedir? ¿es usted mi rey? ¿desea que lo llame maestro, también, como toda su sicofánatica guardia?

“paz, Garrett” dijo Aro tolerantemente “yo solo me refería al momento de su nacimiento. Aun un patriota, veo”

Garrett miro ferozmente atrás furioso.

“vamos a preguntar a nuestros testigos” Aro sugirió “vamos a escuchar sus pensamientos antes de tomar nuestra decisión. Díganos, amigos” – y el se giró casualmente a nosotros, moviéndose unas pocas yardas a su masa de nerviosos observadores mas cerca ahora que le resto del bosque- “¿Qué piensan ustedes de todo esto? Yo puedo asegurar que esta niña no es lo que temen. ¿tomaremos el riesgo y dejaremos la niña vivir? ¿Pondremos nuestro mundo en peligro para preservar su familia intacta? ¿o tiene el derecho el serio Garrett de la misma? ¿se unirán ustedes a ellos en una lucha en contra de nuestra repentina búsqueda de dominio?

Los testigos se encontraron con caras cuidadosas. Uno de ellos, una pequeña mujer de pelo negro, miró a la oscuridad a un rubio compañero

“¿son esas nuestras únicas opciones? Preguntó de repente, parpadeando hacia Aro. “¿con ustedes o en su contra?”

“por supuesto que no, encantadora Makenna” dijo Aro, que parecía horrorizado ante la idea de que cualquiera llegara a esa conclusión “ se pueden ir en paz por supuesto, como lo hizo Amun, incluso sino esta de acuerdo con la decisión del consejo”

“Makenna miro a la cara de nuevo a su compañero, y el asintió minuciosamente. “No hemos venido aquí par auna pelea” ella se detuvo, exhaló y luego dijo ¡hemos venido aquí para ser testigos y nuestro veredicto es que la familia es inocente. Todo lo que pretende Garrett es la verdad”
“ah” dijo tristemente Aro- “siento que nos vean de esa manera, pero esta es nuestra naturaleza de trabajo”

“No es lo que veo, pero es lo que siento” Makenna hablaba en un nivel elevado, con los nervios en la voz. El miro ferozmente a Garrett “ Garrett dijo que tenían manera de enterarse de que mentían, yo también, se cuando veo la verdad y cuando no”

Con miedo en los ojos se traslado más cerca de su compañero a la espera de la reacción de Aro
“No nos temas, amigo Charles. No dudes que el patriota cree en verdad lo que el dice“Aro se rió entre dientes ligeramente, y los ojos de Charles se enangostaron. “Que es nuestro testigo,” dijo Makenna. “Ahora nos vamos.” Ella y Charles se movieron hacia atrás lentamente, no dando vuelta antes de que se perdieran en la visión en los árboles. Otro extranjero comenzó a retirarse de la misma manera, luego, tres más se fueron después de él. Evalué a los treinta y siete vampiros que permanecían. Unos pocos de ellos parecían demasiado confusos para tomar la decisión. Pero la mayoría de ellos parecían muy conscientes de la dirección que este enfrentamiento ha tomado. Me imaginaba que daban una ventaja porque sabían exactamente quién lo estaría persiguiendo después de él.
Estaba segura de que Aro vio lo mismo que yo vi. Él dio media vuelta, caminando de nuevo a su guardia con un paso medido. Se paró delante de ellos y les hablo con una voz clara. “Nos exceden en número, los subestimamos,” dijo. “No podemos contar con ninguna ayuda del exterior. ¿Debemos dejar esta pregunta indecisa para salvarnos?”
“No, amo,” susurraron al unísono.
“¿La protección de nuestro mundo tal vez vale la pérdida de algunos de nosotros?”
“Sí,” respiraron. “No estamos asustados.”
Aro sonrió y dio vuelta a sus compañeros negro-revestidos.
“Hermanos,” dijo Aro. “Hay mucho que considerar aquí.” “Aconséjanos,” dijo Cayo con impaciencia.
“Aconséjanos,” repitió Marco en un tono desinteresado. Aro dio vuelta hacia nosotros otra vez, haciendo frente a los otros ancianos. Ensamblaron las manos para formar un triángulo negro-cubierto.
Tan pronto como la atención de Aro fue captada por el consejo silencioso, dos de sus testigos desaparecieron silenciosamente en el bosque. Yo esperaba, por su bien, que fueran rápidos.
Esto fue todo. Con cuidado, aflojé los brazos de Renesmee de mi cuello.
“Recuerdas lo que le dije?”
Las lágrimas manaron de sus ojos, pero ella asintió. “Te amo,” susurró.
Edward ahora nos miraba, con sus amplios ojos topacios. Jacob miró fijamente hacia nosotras desde la esquina de sus grandes ojos oscuros. “Yo también te amo” dije, y entonces toqué su cabello. “Más que a mi propia vida.” la besé en la frente.
Jacob gimoteó inquieto.

Estiré para arriba en mis dedos del pie y susurré en su oído.
“Espera hasta que se distraigan totalmente, después huye con ella. Aléjate tan lejos de este lugar como te sea posible. Cuando hayas ido tan lejos como puedas a pie, ella tiene lo que necesitan para ir por aire.”
Las caras de Edward y de Jacob eran máscaras casi idénticas del horror, a pesar de que una de ellas era un animal.
Renesmee se estiro hacia Edward, y él la tomó en sus brazos. Se abrazaron firmemente.
“Esto es lo que guardaste de mí?” él susurró sobre su cabeza.
“De Aro,” respiré.
“Alice?” Asentí.
Su rostro se torció con la comprensión y el dolor. ¿Ésa había sido la expresión en mi cara cuando finalmente puse juntas las pistas de Alicie?
Jacob gruñía reservado, un sonido tan bajo que casi no podía percibirse, casi como un ronroneo. Su pelaje del cuello era tieso y expuso sus dientes
Edward beso la frente y ambas mejillas de Renesme, entonces él la levantó y la puso en el hombro de Jacob. Ella trepó ágilmente en su espalda, tirándose en el lugar con los puños de su piel, y ella encajaba fácilmente en la pendiente entre sus omóplatos masivos..


Jacob se giro hacia mi, sus expresivos ojos llenos de agonía, el ruido de un gruñido todavía rallaba en su pecho.

“tu eres el único a quien nosotros le podemos confiar a Renesmee” le murmuré. “si no la amaras tanto, yo nunca podría hacer esto, se que puedes protegerla, Jacob”

El gimió de nuevo, y sumergió su cabeza en mi hombro. “yo se” susurré “también te quiero Jake, tu siempre serás mi mejor amigo” una lagrima del tamaño de un apelota de béisbol cruzó su mejilla desde su ojo

Edward apoyaba su cabeza en el mismo hombro donde Yo había cargado a Renesmee “Adiós Jacob, mi hermano…. Mi hijo”

Los demás no fueron ajenos a la escena de despedida. Sus ojos estaban situados en el silencioso triangulo negro, pero yo podría decir que estaban escuchando.

“¿no hay ninguna esperanza entonces?” Carlisle murmuró. No había temor en su voz, solo la determinación y la aceptación.

“no hay absolutamente ninguna esperanza” me murmuró de nuevo. Podría ser cierto me dije. “yo solo conozco mi propio destino”

Edward tomó mi mano. El sabía que el estaba incluido, cuando yo dije MI DESTNO, no había duda de que me refería a los 2. Nosotros éramos mitades de un conjunto, de un todo

La respiración de Esme se rasgó detrás de mí. Se movió y nos pasó, tocando nuestros rostros cuando pasó, a ponerse al lado de Carlisle y tomar su mano.

De repente nos vimos rodeados por murmullos, adiós y te quieros.

“si vivimos después de esto” Garrett le susurró a Kate “ voy a estar en el mismo lugar que usted”

“Y hasta ahora me lo dice” murmuró ella

Rose y Emmett se besaron apasionadamente

Tia acariciaba el rostro de Benjamín. El sonrió de nuevo alegremente, le tomo su mano y la mantuvo en contra de su mejilla
No había visto todas las expresiones de amor y dolor. Yo estaba distraída por un súbito aleteo de presión en la parte de exterior de mi escudo. Yo no podía decir de donde venia, pero sentía que estaba dirigida a los bordes de nuestro grupo, Siobhan y Liam en particular. La presión no hizo daño, y luego se fue. No había ningún cambio en el silencio, aun las formas de la antigua consejería (still forms of the counseling ancients – no estoy muy segura)
Pero quizás hubo una señal que había pedido “prepárate” me susurró “ esta comenzando”

0 comentarios:

Publicar un comentario