7 feb. 2011

Amanecer: Cap. 3 - ¿Qué por qué no me largué? Ah, si vale porque soy un inutil

Me sentía como –no sabía como qué. Como si esto no fuera real. Como si estuviera en alguna mala versión gotica de una comedia. En vez de ser el tonto a punto de pedir el liderazgo en la animación de la fiesta, era el hombre lobo en último segundo lugar (reemplazo), apunto de pedirle a la esposa de un vampiro que se acostara conmigo y procrearamos (eso entiendo). Bonito.
No, no lo haría. Esto era retorcido y erroneo. Olvidaría todo lo que él había dicho.
Pero yo hablaría con ella. Intentaría hacer que me escuchara.
Y ella no lo haría. Como siempre.
Edward no respondió ni comentó sobre mis pensamientos mientras nos dirigíamos de vuelta a casa. Me preguntaba sobre el lugar que él había elegido para parar. ¿Estaba lo suficientemente lejos como para que los otros no pudieras escuchar sus susurros? ¿Cuál era el punto?
Tal vez. Cuando entramos, los ojos de los demás Cullen eran suspicaces y confusos. Nadie parecía disgustado ni indignado. Así que ellos no debían haber escuchado el favor que Edward me había pedido.
Vacilé en abrir la puerta, no estando seguro de qué hacer ahora. Estaba mejor aquí, con una brisa soplando en el exterior. Edgard caminó entre la mitad del grupo, con los hombros tiesos. Bella lo miró ansiosamente y luego sus ojos se fijaron en mí por un segundo. Luego lo miró a él nuevamente.
Su cara se tornó de un pálido grisáceo, y pude ver que él era el responsable del estrés que ha ella le estaba haciendo peor.
“Dejaremos a Jacob y Bella hablar en privado” dijo Edward . No hubo inflexión en su voz. Robótico.

“Sobre mi cadáver” le silbó Rosalie. Ella todavía se cernía sobre la cabeza de Bella, con una de sus frías manos ubicada posesivamente en la mejilla cetrina de Bella.
Edgard no la miró. “Bella”, dijo en el mismo tono vacío. “Jacob quiere conversar contigo, ¿te da miedo estar a solas con él?”
Bella me miró confundida, luego miró a Rosalie.
“Rose, está bien. Jake no nos herirá. Ve con Edward”
“Podría ser un truco” advirtió la rubia.
“No veo cómo” dijo Bella
“Carlisle y yo siempre estaremos bajo tus ojos, Rosalie” dijo Edward. La inexpresiva voz era dura, mostrando a través de ella su ira. “Nosotros somos los únicos a los que ella teme”
“No” susurró Bella. Sus ojos estaban brillando, húmedos. “No, Edward, yo no…”
Él sacudió su cabeza sonriendo un poco. Era doloroso ver la sonrisa. “No lo quise decir de esa manera Bella. Estoy bien. No te preocupes por mí”
Repugnante. Él tenía razón – ella prefería golpearse a sí misma a herir sus sentimientos. La chica era la clásica mártir. Ella definitivamente había nacido en el siglo equivocado. Ella debería haber vivido antes, cuando podría haber alimentado algunos leones por una buena causa.
“Todos” dijo Edward, su mano moviéndose tiesamente hacia la puerta “Por favor”.
La compostura que él estaba intentando mantener por Bella era inestable.
Pude ver cuan cerrado estaba para no mostrarse como el desesperado hombre (burning man) que sería afuera. Los otros lo vieron también. Silenciosamente se movieron hacia la puerta mientras yo me desplazaba fuera de su camino. Ellos se movieron rápido, mi corazón latió dos veces y la habitación estaba vacía, excepto por Rosalie que seguía vacilando en la mitad del camino y Edward aún esperando en la puerta.
“Rose” dijo Bella silenciosamente “Yo quiero que vayas”
La rubia fulminó a Edward con la mirada y luego gesticuló para que él fuera primero.
Él desapareció tras la puerta. Ella me dio una larga fruncida de ceño a modo de advertencia y luego desapareció también.
Una vez que estuvimos solos, crucé la habitación y me senté en el piso al lado de Bella. Puse sus dos frías manos entre las mías, frotándolas cuidadosamente.
“Gracias Jake, se siente bien”
“No te voy a mentir Bella. Estás horrible”
“Lo sé” , suspiró “Me da miedo mirarme”
“Mostruo del pantano miedoso ” agregué
Ella sonrió. “Es bueno tenerte aquí. Se siente bien sonreir. No sé cuanto drama más tendré que soportar”
Blanqueé mis ojos
“Ok, ok” agregó “Volveré a ser yo”
“Sí, lo harás. ¿Qué estás pensando, Bella? ¡En serio!”
“¿Él te pidió que me gritaras?”
“Algo así. Pensó que yo podía figurar, porque él cree que me escucharías. Tú nunca lo haz hecho antes”
Ella suspiró
“Te lo dije” comencé a decir
“¿Supiste que ‘te lo dije’ tiene un hermano, Jacob? Preguntó desquiciada “Su nombre es ‘Vete al infierno’”
“Buena”
Me sonrió. Su piel apretada, estirada sobre los huesos. “No lo puedo creer –cite a ‘Los Simpsons’”
“Perdiste una”
“Fue divertido”
Paramos de hablar por un minuto. Sus manos comenzaban a entibiarse un poco.
“¿Él realmente te pidió que hablaras conmigo?”
Asentí. “Para hablar algo sobre ti. Hay una batalla que está perdida antes de que comience”
“¿Por qué estás de acuerdo?”
No respondí. No estaba seguro de si lo sabía.
“Lo hago –cada segundo que gastaba con ella, iba agregando dolor a lo que tendría que sufrir después. Como un drogadicto con suministro limitado, el día del cómputo estaba llegándome. Tomé más golpes ahora, el más difícil sería cuando mi suministro se marchara.
“Se llevará a cabo, tú sabes” dijo luego de un largo minuto “Eso creo”
Eso me hizo ver rojo de nuevo. “¿Es demencia uno de tus síntomas?” grité
Ella rió, pensó que mi enojo era tan real que mis manos estaban agitándose alrededor de las de ella.
“Tal vez” dijo “No estoy diciendo que se llevará a cabo fácilmente, Jake. ¿Pero cómo yo he podido vivir a través de todo eso, haber vivido y no creer en la magia en este punto?”
“¿Magia?”
“Especialmente por ti” dijo. Estaba sonriendo. Apartó una de sus manos de las mías y la posó en mi mejilla. Más tibia que antes, pero la sentí fría contra mi piel, como la mayoría de las cosas. “Más que cualquier otra cosa, tú tienes cierta magia esperando para hacer cosas buenas por ti”
“¿Qué estás balbuceando?”
Todavía sonreía. “Edward me dijo una vez que esto era como –tu imprimación. Él dijo que era como “Sueños de una Noche de Verano”, como magia. Encontrarás a quien realmente buscas, Jacob, y tal vez luego todo tendrá sentido”.
Si ella no luciera tan frágil, yo estaría gritando.
Como lo era, le gruñí.
“Si tu crees que imprimándome, puedo entender esta locura…” luché por las palabras. “¿Realmente crees que sólo porque podría imprimarme con alguna extraña encontraría esto correcto? Señalé su hinchado cuerpo.
“¡Dime cuál era el punto entonces, Bella! ¿De qué me sirve amarte? ¿De qué te sirve amarlo? Cuando tú mueras” –las palabras fueron un gruñido. “Cómo estará todo bien nuevamente? ¿De qué sirve todo el dolor? ¡El mío, el tuyo, el de él! También lo matarás a el, y sin preocuparte por qué” Frunció el ceño, pero me mantuve. “Así que, al final ¿De qué sirve tu retorcida historia de amor?. Si tiene algún sentido, por favor muéstramelo Bella, porque yo no lo veo”.
Ella suspiró. “No lo sé todavía, Jake. Pero yo sólo… siento… que todo esto tiene una parte buena, difícil de ver como es ahora. Adivino que tú podrías llamarlo fé”
“¡Estás agonizando por nada, Bella! ¡Nada!”
Su mano pasó desde mi cara, a su hinchado estómago, acariciándolo. Ella no tenía que pronunciar las palabras, para que yo supiera lo que estaba pensando. Ella estaba agonizando por eso.
“No voy a morir” dijo a través de sus dientes y yo podría decir que estaba repitiendo cosas que ya había dicho antes. “Mantendré mi corazón latiendo. Tengo la fuerza suficiente para eso”
“Eso es una carga de basura, Bella. Tu has intentado mantenerte con lo sobrenatural demasiado tiempo. Ninguna persona normal puede hacerlo. Tú no eres lo suficientemente fuerte”. Tomé su cara en mi mano. No tenía que recordarme a mí mismo ser gentil. Todo lo que gritó, era rompible.
“Yo puedo hacer esto. Yo puedo hacer esto” repitió sonando demasiado como esos libros de niños sobre los pequeños motores que pueden.
“No me parece. Así que ¿Cuál es el plan?. Espero que tengas uno”
Asintió sin mirar mis ojos. “¿Sabías que Esme saltó a un acantilado? Cuando era humana, quise decir”
“¿Y?”
“Así que ella ha estado lo suficientemente cerca de la muerte, como para que ni siquiera la pasaran a una sala de urgencia, sino que la derivaron directo a la morgue. Su corazón aún estaba latiendo, pensó, cuando Carlisle la encontró...”

Eso era lo que había querido decir antes, sobre mantener latiendo su corazón.
“Tú no estás planeando sobrevivir a esto como humana” comencé debidamente.
“No, no soy estúpida”. Nuestros ojos se encontraron. “Adivino que tú tienes tu propia opinión en este punto, creo”.
“Vampirización de emergencia” mascullé
“Funcionó con Esme. Y Emmet y Rosalie, e incluso con Edward. Ninguno de ellos estaba en gran forma. Carlisle sólo los cambió porque estaban a punto de morir. Él no terminó sus vidas, los salvó”
Sentí un repentino atisbo de culpa por el buen doctor vampiro, como antes. Retiré mis pensamientos, y comencé desde el principio.
“Escuchame Bella. No lo hagas de esa manera”. Como antes, cuando me llegó lo de la llamada de Charlie, pude ver cuánta diferencia había realmente para mí. Supe que necesitaba mantenerla viva de alguna forma. De cualquier forma. Respiré profundamente. “No esperes a que sea demasiado tarde, Bella. No es la manera. Vive, ¿de acuerdo? Sólo vive. No hagas esto por mí. No hagas estopor él”
Mi voz fue más fuerte, más dura. “Tú sabes lo que él hará cuando tú mueras. Lo has visto antes. ¿Quieres que regrese con esos italianos asesinos?”. Se retorció en el sofá.
Excluí la parte que no era necesario en este momento.
Luchando por hacer mi voz más suave, pregunté “¿Recuerdas cuándo fui destrozado por esos neófitos? ¿Qué me dijiste?”
Esperé, pero ella no respondía. Presionó sus labios entre sí.
“Tú me dijiste que fuera bueno y escuchara a Carlisle” le recordé ¿Y qué hice? Escuché al vampiro. Por ti”.
“Lo escuchaste porque era lo correcto”
“De acuerdo –elige otra razón”
Ella respiró profundamente. “Esto no es lo correcto ahora”. Su mirada recorrió su estómago y murmurando entre sus dientes dijo “Yo no lo mataré”
Sacudí mis manos nuevamente.
“Oh, no había oído las buenas nuevas. Un pequeño bebe saltarín, ¿eh? Debería haber comprado algunos globos azules.”
Su rostro se tornó rosa. Se veía tan hermosa- mi estómago se retorció como si tuviera un cuchillo dentro. Una hoja afilada, rústica y dentada.
Iba a perder, de nuevo.
“No sé si es un niño” admitió un poco acobardada. El ultrasonido no funcionó. La membrana que recubre al bebé es demasiado dura- como su piel- Así que él es un misterio. Pero siempre veo un niño en mi mente”.
“No hay un hermoso bebé ahí dentro, Bella”
“Ya veremos” dijo algo ofendida.
“Tú no” le repliqué.
“Eres muy pesimista Jacob, definitivamente hay posibilidades de que todo resulte bien”
No le respondí. Bajé la mirada, respiré profundo y lento, tratando de amainar mi furia.
“Jake” dijo ella, y acarició mi cabello continuando con mi mejilla. “Todo saldrá bien. Shhh. Todo está bien”
No la miré. “No, no estará bien”
Ella limpió algo húmedo de mi mejilla (una lágrima). “Shhh”.
¿Cuál es el trato, Bella”. Miré fijamente la pálida alfombra. Mis pies descalzos estaban sucios, así que dejaban manchas. Bien. “Pensaba por qué fue que tú quisiste a tú vampiro más que a cualquier otra cosa. ¿Y ahora te le entregaste?. Eso no tiene ningún sentido. ¿Desde cuándo estás desesperada por ser madre? Si tanto lo querías, ¿Por qué te casaste con un vampiro?”
Estaba peligrosamente cerca de esa oferta que él me quiso hacer. Podía ver las palabras encaminándose hacia ello, pero no podía cambiar su dirección.
Ella suspiró. “No fue así. Yo nunca estuve realmente preocupada por tener un bebé. Nunca lo pensé. Esto no es sólo tener un bebé. Es… bueno… ‘este’ bebé”
“Es un asesino, Bella. Mírate”
“No lo es. Es mío. Sólo yo soy débil y humana. Pero puedo resistir esto, Jake. Yo puedo”.
“Oh, vamos. Cállate, Bella. Tú puedes convencer con esta mierda a tu chupasangre, pero no puedes engañarme. Tú sabes que no puedes hacerlo”
Me fulminó con la mirada. “No sabía eso. Estaba preocupada por ello, seguramente”.
“Preocupada por ello” repetí a través de mis dientes.
Luego, ella jadeó y agarró su estómago. Mi furia se desvaneció como una luz que hubiese sido apagada.
“Estoy bien”, jadeó. “No es nada”.
Pero yo no la escuchaba. Sus manos habían devuelto su sudadera a su lugar, y miré horrorizado la piel expuesta. Su estómago lucía como si estuviera manchado con manchas de tinta negras purpúreas.
Ella vio mi mirada y dio un tirón a la tela para que volviera a su lugar.

El es fuerte, eso es todo. Dijo ella defensivamente

-Los puntos de tinta le hacían daño.
Me sentía amordazado, y entendí lo que él había dicho, acerca de verla sufrr. Repentinamente me desesperé.
“Bella, la llamé”
Ella percibió el cambio en mi voz. Me miró aun respiraba entrecortadamente y su mirada se veía confundida.
“Bella, no lo hagas”

-Jake-
-Escúchame. No te vayas aun, ¿Ok? Escúchame.
Qué tal si…?

¿Qué?

¿Qué tal si no es una cuestión de suerte? Qué tal si se trata de todo o nada? Qué tal si escuchas a Carlisle como buena niña y te mantienes viva?

No lo escucharé-

-NO he terminado aún. Mira, si te mantienes viva, puedes volver a empezar. Esta vez no funcionó. Inténtalo de nuevo.

-Ella frunció el ceño. Levantó una mano y tocó el sitio donde mis cejas estaban juntas. Sus dedos suavizaron mi semblante mientras ella analizaba mis palabas.

.No entiendo. ¿Qué quieres decir con eso de intentarlo de nuevo?
No creerás que Edward me dejará… y qué diferencia habría? Estoy segura de que cualquier bebé---
Si, le dije. Cualquier niño como este sería lo mismo.
Su agotado rostro quedó aun más confuso.
¿Qué?

Pero no pude decirle nada más. No tenía sentido. Nunca podría salvarla de sí misma. Nunca podría.
Entonces ella parpadeó y pude ver que había captado.
Oh!
Uh!
Por favor, Jacob.
Tú crees que debería matar a mi bebé y reemplazarlo con algún sustituto genérico? Inseminación artificial?
Ella se había enojado.
Crees que podría querer al bebé de un extraño? Suponer que eso no haría ninguna diferencia.
qué cualquier bebé podría reemplazarlo?
No quise decir eso. No me refería a un extraño.

Ella dio un paso al frente. Entonces, qué intentas decirme?
Nada.
No quise decir nada.
Lo de siempre
¿De dónde vino eso?
-Olvídalo Bella.
Ella frunció el ceño, suspicazmente.
¿Te pidió él que me lo dijeras?
Dudé, sorprendido de que ella lo hubiera notado tan pronto.

-No.

-El lo hizo, no es así?

No, de verdad. El no dijo nada acerca de inseminación lo que sea.

Su rostro se suavizó, y ella se recostó sobre los almohadones luciendo exhausta. Estaba de un lado cuando habló, no refiriéndose a mi para nada.
-El haría lo que sea por mi. Y estoy lastimándole. Pero… qué está pensando? Qué planee esto? – su mano estaba alrededor de su vientre- de algún extraño--- ella murmuró la última parte y su voz se quebró.
Sus ojos estaban húmedos.

-Tú no tienes que herirle- Susurré- Quemaba como veneno el tener que rogar en nombre de él, pero sabía que desde este ángulo tenía más posibilidades de manteruela con vida.
Aun con con las probabilidades de 1000 a 1 le dije; “Puedes hacerlo feliz, Bella” quizá él está perdiendo eso. Sinceramente lo creo.

Ella parecía no estar escuchando, su mano hacía círculos pequeños en su prominente estómago mientras se mordía el labio.
Hubo tranquilidad por un rato. Me pregunté si los Cullen estarían muy lejos. ¿Habrían escuchado mis patéticas razones?
¿No con un extraño? Ella murmuraba a sí misma. Me estremecí.

¿Qué te dijo Edward con exactitud? me preguntó en tono bajo.

-Nada. El pensó que quizá me escucharías.
No eso. Acerca de intentarlo de nuevo.
Sus ojos miraron fijamente los míos y pude ver que ya le había dicho todo.

-Nada

Su boca se abrió un poco. “wow”
Hubo silencio por un par de latidos. Miré hacia el piso, imposibilitado de sostener su mirada.

- Ella susurro: El haría lo que fuera, ¿Verdad?
Te dije que literalmente se había vuelto loco, Bells.
Me sorprende que no lo hayas dicho de inmediato. Meterlo en problemas.
Cuando la miré ella estaba soriente.
Piensa en ello. Traté de sonreirle de vuelta pero apenas pude esbozarla.
Ella sabía lo que le estaba proponiendo, y no iba a pensar dos veces en ello. Yo sabía que no lo haría. Pero tenía que intentarlo.
-No hay mucho que tu puedas hacer por mi, verdad? Ella susurr´. Realmente no sé por qué habrías de molestarte. No lo merezco.
No hace ninguna diferencia, verdad?
-No esta vez-suspiró- Desearía poder explicarte de tal forma que lo entendieras.
No puedo herirlo. –ella apuntó su estómago- de tal forma que tome una pistola y le dispare. Lo quiero.
¿Por qué siempre tienes que amar las cosas equivocadas Bella?

-No creo que sea asi-

Aclaré mi garganta para que mi voz sonará como quería.
-Créeme.
Empecé a irme

¿A dónde vas?

-No hago nada aquí.
Ella estiró su esbelto brazo, rogándome: No te vayas.

Pude sentir mi adicción absorbiéndome, tratando de mantenerme cerca de ella.
-No pertenezco aquí. Me iré.


¿Por qué veniste hoy? Ella me preguntó, jugando limpiamente.
-Solo para comprobar que seguías viva. No creí que estuvieras enferma como Charlie dijo.

No puedo asegurar que ella me creyera.

-Vendrás de nuevo.. antes de que?

-No andaré por aquí y ver que mueras, Bella.

Se estremeció. Está bien, deberías irte.
Azoté la puerta.

Bye, escuché en un susurro detrás de mi. Te quiero, Jake.

Casi regreso. Casi volteo y caigo postrado en mis rodillas y empiezo a rogarle de nuevo. Pro sabía que tenía que renunciar a Bella, renunciar al pavo frío antes de que ella me matara como lo haría con él.

-Claro. claro, Murmuré mientras salía.

No vi a los vampiros.
Pasé de largo junto a mi moto que estaba solitariamente en medio del prado. No era lo suficientemente rápida para mi ahora. Mi papá habría enloquecido, Sam también.
Qué habrá pensado la manada por el hecho de que no me escucharon cambiar? Habrán pensando que los Cullen me agarraron antes de que tuviera oportunidad. Me desnudé, sin importarme si alguien podría haberme visto y empecé a correr. Cambié a lobo en medio del salto.
Ellos me esperaba, desde luego que si.

-Jacob, Jake. ocho voces corearon aliviadas.
Ven a casa, ahora.
La voz del Alpha ordenando.
Sam estaba furioso.
Sentí que PAul se alejaba y supe que Billy y Rachel estaban esperando escuchar noticias sobre que había ocurrido conmigo. Paul estaba muy ansioso como para darle las buenas nuevas de que no había sido bocado de vampiros, como para querer escuchar el resto de la historia.
No tenía que decirle a la manada de que estaba de regreso- ellos podrían ver el prado borroso detrás de mi, como si volviera a casa.
No tenía que decirles que estaba medio enloquecido también. La locura en mi cabeza era evidente.
Ellos vieron todo el horror- El estómago amoratado de Bella; su quejumbrosa voz: “el es fuerte eso es todo” el hombre destrozado que ahora era Edward, Rosalie sobre el delicado cuerpo de Bella: “ella no significa nada para Rose- y por una vez, nadie tuvo nada que replicar.

Su reacción fue silencio en mi cabeza.
Sin palabras.
Estaba a medio camino de casa antes de que alguien se recuperara. Entonces empezaron a correr hacia mi.
Estaba prácticamente oscuro. Las nubes cubrían el atardecer completamente. Corrí el riesgo de atravesar la carretera y lo logré sin ser visto.
Nos encontramos como 10 millas fuera de la Push en un claro cercado por unos maderos. Estaba fuera del camino entre dos espuelas de montañas, donde nadie podía vernos. Paul apareció cuando me los encontré, asi que la manada estaba completa.
El ruido en mi cabeza era un total caos. Todos hablaban a la vez.
Loa collares de Sam estaban pegados a él, y él gruñía de forma extraña mientras que cambiaba de fase.

Paul y Pared se movían como sombras detrás de él, sus orejas se agitaron a los lados de su cabeza. El círculo estaba agitado, de pie y gruñendo por lo bajo.
Al principio su furia era indefinida y yo creía que era por mi. Estaba demasiado descompuesto como para preocuparme por ello. Ellos podían hacer lo que quisieran dadas las circunstancias.
Y entonces la confusión de pensamientos empezó a sincronizarse
¿Cómo pasó esto?
¿qué significa?
Qué será?
No es seguro. No es correcto. Es peligroso.
NO podemos permitirlo.

La manada estaba actuando sincronizadamente ahora, excepto por mi y otro.
Me senté a lado del hermano que estaba igual, demasiado ocupado para mirar sobre mis ojos o mi mente y ver quién era.
“El tratado no abarca esto”
“Nos pone a todos en riesgo”

Estaba intentando entender las espiralazas voces, tratando de seguir el espiralado camino que hacian los pensamientos para ver a donde se dirigían, pero no le encontraba sentido. Las imágenes en mi cabeza eran mis imágenes-las peores de ellas. Los moretones de Bella, la cara de Edward mientras se quemaba.
Ellos también lo temen.
Pero no harán nada sobre eso.
Protegiendo a Bella Swan.
No podemos dejar que eso nos influya.
La seguridad de nuestras familias, de todos aquí, es más importante que la de un humano.
Si ellos no lo matan, nosotros lo haremos.
Proteger la tribu.
Proteger nuestras familias.
Tenemos que matarlo antes de que sea muy tarde.

Otra de mis memorias, las palabras de Edward esta vez: La cosa esta creciendo. Rápidamente.
Pelee por concentrarme, elegir solo voces individuales.
No hay tiempo que perder, Jared pensó.
Significará una pelea, Embry avisó. Una mala.

Estamos listos, Paul insistió.

Necesitaremos la sorpresa de nuestro lado, Sam pensó.

Si los encontramos divididos, podemos derribarlos separados. Incrementaría nuestras chances de victoria, Jared pensó, ahora empezando a organizar.

Negué con mi cabeza, levantándome lentamente. Me sentía con poco balance ahí-como el grupo de lobos me hacía marearme. El lobo al lado mío se levanto, también. Su hombro me empujó, ayudándome a levantarme.

Espera, pensé.

El grupo pauso durante latido, y entonces volvió a iniciar

Hay poco tiempo, Sam dijo.

Pero-¿qué estas pensando? Tú no los querías atacar por romper el tratado esta tarde. ¿Ahora estas planeando emboscarlos, cuando el tratado esta intacto?

Esto no es algo que nuestro tratado anticipo, Sam dijo. Esto es un peligro para cada humano en el área. No sabemos que criatura han creado los Cullens, pero sabemos que es fuerte y crece rápido. Y será muy joven para seguir algún tratado. ¿Recuerdas los neófitos que peleamos? Salvaje, violento, lejos de cualquier razón o retención. Imagina uno como esos, pero protegido por los Cullens.

No sabemos-intenté interrumpir.

Nosotros no sabemos, él acepto. Y no podemos tomar riesgos con lo desconocido del caso. Solo podemos dejar que los Cullens existan mientras estemos absolutamente seguros de que no causarán daño. Esto… esto no puede ser confiado.

A ellos no les gusta tanto como a nosotros.

Sam saco la cara de Rosalie, su protección, de mi cabeza para mostrársela a todos.

Algunos están listos para pelear por eso, sin importar lo que sea.

Es solo un bebé, por Dios.

No por mucho, Leah pensó.

Jake, amigo, esto es un gran problema, Quil pensó. No podemos ignorarlo.

Estas exagerando, discutí. La única en peligro es Bella.

De nuevo eligió ella, Sam dijo. Pero esta vez su decisión nos afecta a todos.

No lo creo.

No podemos permitirlo. No permitiremos que un tomador de sangre case en nuestras tierras.

Entonces pideles que se vallan, el lobo que me estaba apoyando dijo. Era Seth. Claro.

¿Y dejar que perjudiquen otros? Cuando los tomadores de sangre crucen nuestra tierra, los derruiremos, no importa que intenten cazar. Protegemos a todos los que podemos.

Esto es una locura, dije. Esta tarde tenias miedo de poner en peligro a la manada.

Esta tarde no sabía que nuestras familias estaban en peligro.

¡No puedo creerlo! ¿Cómo vas a matar a la criatura sin matar a Bella?

No hubo palabras, pero el silencio hablaba por si solo.

Aullé. ¡Ella también es humana! ¿No se aplica a ella también nuestra protección?

Esta muriendo, de todos modos, Leah pensó. Nosotros solo acortaremos el proceso.

Eso fue suficiente. Me aleje de Seth, dirigiéndome a su hermana, mostrando mis dientes. Estaba a punto de morder su pierna cuando sentí los dientes de Sam cortar en mi flanco, arrastrándome hacia atrás.

Aullé en dolor y furia y me giré hacia él.

¡Basta! él ordeno en su timbre doble del Alpha.

Mis piernas parecían doblarse debajo de mí. Las hice parar, solo logrando mantenerme en pie a fuerza de voluntad.

Empezó a caminar lejos de mí. No seas cruel con él, Leah, él le ordenó. El sacrificio de Bella es un precio pesado y todos entendemos eso. Estamos en contra de tomar una vida humana. Hacer una excepción será algo triste. Todos nos lamentaremos por lo que hagamos esta noche.

¿Esta noche? Seth repitió, shokeado. Sam-creo que deberíamos hablar más de esto. Consultarlo con los Mayores, por lo menos. No puedes esperar que nosotros-

No podemos aguantar tu tolerancia con los Cullens ahora. No hay tiempor para debatir. Tú harás lo que te dicen, Seth.

Las patas delanteras de Seth se doblaron, y su cabeza calló ante el comando Alpha.
Sam se detuvo en un círculo apretado alrededor de nosotros dos.
Necesitamos a toda la manada para esto. Jacob, tú eres nuestro mejor luchador. Tú pelearas de nuestro lado esta noche. Entiendo que esto es difícil para ti, así que tú te concentraras en los peleadores-Emmet y Jasper Cullen. Tú no tendrás que involucrarte con… la otra parte. Quil y Embry pelearan contigo.

Mis rodillas temblaron; pelee para seguir así aún teniendo la voz del Alpha contra mi voluntad.
Paul, Jared y yo nos encargaremos de Edward y Rosalie. Creo, gracias a la información que Jacob nos trajo, que serán los que protegen a Bella. Carlisle y Alice también estarán cerca, posiblemente tambien Esme. Brandy, Collin, Seth y Leah se concentraran en ellos. Quien sea que tenga una vista clara de-lo escuchamos tartamudear sobre el nombre de Bella-la criatura, la matará. Destruir a la criatura es nuestra principal prioridad.
La manada gruño de acuerdo nerviosamente. La tensión había erizado nuestra piel. El cambio fue rápido y el sonido de los pasos contra el piso fue duro, uñas de los pies rasgando el suelo.
Sólo Seth y yo estabamos en el centro de la tormenta de dientes relucientes y orejas alertas. La nariz de Seth casi tocaba el piso, bajo las órdenes de Sam. Sentí su pena ante la proximidad de deslealtad. Para él esto era una traición- durante aquel día de alianza, peleando junto a Edward Cullen, Seth realmente se había convertido en amigo de los vampiros.
Sin embargo él no se resistía. El sería obediente sin importar cuánto eso lo lastimara. El no tenía elección.
Y qué opción tenía yo? Cuando el Alpha ordenaba, la manada le seguía.
Sam nunca había impuesto su autoridad tan lejos como hasta ahora. Yo sabia que él odiaba ver a Seth postrado ante él como sirviente delante de su amo. El no habría forzado a los otros si no creyera que no hay más opción. El no podía mentirnos porque estábamos ligados en mente los unos con los otros. El creía que debíamos destruir a Bella y al monstruo que tenía en el vientre. Que no teníamos tiempo que perder. LO creía lo suficiente como para que lo tuviéramos que hacer.
Vi que sería capaz de enfrentarse a Edward. La habilidad de éste de leer nuestros pensamientos le hacía peligroso ante sus ojos y Sam no permitiría que alguien se pudiera ver afectado por esto.

El vio A Jasper como su segundo gran oponente, por lo cuál me lo había otorgado a mi. Sabía que yo tenía las mayores probabilidades dentro de la manada de ganarle. Dejó a los blancos fáciles para los lobos jóvenes y Leah. La pequeña Alice no era peligrosa con su don de poder ver el futuro como para guiarle y sabíamos por aquella alianza de antaño, que Esme no era ninguna combatiente. Carlisle era más un reto, pero su odio hacia la violencia podría facilitarlo todo.

Me sentí enfermo de que Seth viera como yo el plan de Sam, tratando de que funcionara en todos los angulos, para que todos los miembros de la manada tuvieran oportunidad de sobrevivir.
Todo estaba dentro. Esta tarde habría querido atacarles. Pero Seth tenía razón.- esto no era una lucha para la que estuviera listo. Estaba cegado por el odio. No me había permitido mirar cuidadosamente porque sabría que habría visto de haberlo hecho.
Carlisle Cullen. Mirándole sin ese odio que ensombrecía mis ojos. No podía negar que matarle era cometer asesinato. El era bueno.
Tan bueno como cualquier humano como los que protegíamos.
Quizá mejor.
Los otros, también, supongo. Pero no sentía lo mismo por ellos. No los conocía tan bien. Era Carlisle el que odiaba pelear, incluso para salvar su propia vida. Por eso teníamos probabilidades de matarle- porque él no quería que nosotros .sus enemigos. muriéramos.

Esto estaba mal.

Y no era solo porque matando a Bella se sintiera como suicidarme.

-Concéntrate, Jacob
Sam Ordenó. La tribu va primero
Yo estaba mal hoy, Sam
Tus razones eran incorrectas en ese entonces. Pero ahora si tenemos un motivo

Me dije: No
Sam bufó y dejó de pasear a mi alrededor. Me miró a los ojos y me mostró los dientes
Si, el Alpha imponiéndose, su doble voz impregnada de autoridad
No hay escapatorias esta noche. Tu Jacob, pelearás contra los Cullen con nosotros. Tu QUil y Embry se harán cargo de Jasper y Emmett. Están obligados a proteger a la tribu. Para eso existen. Cumplirán su obligación.
Mis hombros se encorvaron una vez que el edicto me golpeó.
Mis piernas colapsaron y caí sobre mi vientre
Ningún miembro de la manada contradijo al Alpha.

0 comentarios:

Publicar un comentario