1 mar. 2011

Amanecer: Cap. 11 - Deserción

ESTUVIMOS SENTADOS TODA LA LARGA NOCHE, ESTATUAS DE HORROR y pena, y Alice nunca volvió.
Estábamos todos en nuestros límites – frenéticos en la calma absoluta. Carlisle apenas había sido capaz de mover sus labios para explicarle todo a Jacob. El volver a contar pareció hacerlo peor; aún Emmett estuvo silencioso y quieto.
No fue hasta que el sol se elevó y supe que Renesmee pronto sería conmovedora bajo mis manos que me pregunté por primera vez que podría tomarle a Alice tanto tiempo. Había esperado saber más antes de ser afrontada con la curiosidad de mi hija. Tener algunas respuestas. Alguna diminuta, diminuta parte de esperanza de modo que yo pudiera reír y guardarle (ocultarle) la verdad aterradora a ella, también.
Mi cara sentía que no podía mantener la máscara que había llevado toda la noche. No estaba segura de tener la habilidad de sonreír más.
Jacob roncaba en la esquina, una montaña de piel en el piso, moviéndose con inquietud en su sueño. Sam sabía todo – Los lobos se preparaban para lo que venia. Tampoco es que estos preparativos les fueran a servir para nada que no fuese que los mataran junto con el resto de mi familia.
La luz del sol se abrió camino por las ventanas traseras, brillantes sobre la piel de Edward. Mis ojos no se habían movido desde la salida de Alice. Nosotros nos habíamos mirado fijamente toda la noche, mirando fijamente a la pérdida de que no podríamos sobrevivir: la del otro. Yo ví mi tenue reflexión en sus atormentados ojos como el sol que tocaba mi propia piel. 
Sus cejas se movieron un poco, después sus labios. 
“Alice” dijo él
El sonido de su voz se pareció al hielo quebrándose como derritiéndose. Todos nosotros nos movimos un poco, ablandamos un poco. Moviéndonos de nuevo.
“Ella se ha ido mucho tiempo” murmuro Rosalie, sorprendida.
“Dónde podría estar?” Se pregunto Emmett, dando un paso hacia la puerta.
Esme puso una mano en su brazo. “No queremos molestar…”
“Ella nunca había tardado tanto” dijo Edward. La nueva preocupación rompió la mascara que se había formado en su cara. Sus rasgos estaban vivos otra vez, sus ojos de pronto amplios con el miedo fresco y mucho pánico. “Carlisle, No piensas —algo preventivo? ¿Habría tenido Alice el tiempo para ver si ellos enviaran a alguien por ella? "
La cara translucida de Aro llenó mi cabeza. Aro quien había visto en todas las esquinas de la mente de Alice, quien sabe todo lo que ella es capaz de…
Emmett fue bastante ruidoso tanto que Jacob dio sacudidas a sus pies con un gruñido. En el patio, su gruñido fue repetido por su manada. Mi familia era ya un aspecto borroso de acción.
“Quédate con Renesmee!” casi le chillé a Jacob mientras corría hacia la puerta.
Yo era todavía más fuerte el resto de ellos, y usé aquella fuerza para empujarme adelante. Alcancé a Esme en unos segundos, y Rosalie justamente después. Corrí por el espeso bosque hasta estar detrás de Edward y Carlisle. “Habrán sido ellos capaces de sorprenderla?” pregunto Carlisle, su voz sonaba igual que si el hubiera estado de pie inmóvil en lugar de correr a toda velocidad.
“No veo como” contesto Edward. “Pero Aro la conoce mejor que nadie más. Incluso mejor que yo.”
“Esto es una trampa?” pregunto Emmett detrás de nosotros.
“Tal vez” dijo Edward. “No hay ningún olor pero Alice y Jasper. A donde van?” 
El rastro de Alice y Jasper rizaban en un amplio arco, este iba primero al este de la casa, luego se dirigieron al norte del otro lado del río, y el oeste trasero otra vez después de unas millas. Cruzamos de nuevo el río, los seis saltos un segundo el uno después del otro. Edward corrió de primeras, su concentración era total.
“Notaste aquel olor?” pregunto Esme unos momentos después de saltar el río por segunda vez. Ella era la que iba más atrás, sobre el borde lejano izquierdo de nuestro lugar de caza. Ella señalo al sudeste.
“Mantengan el rastro principal—estamos casi en la frontera de los Quileute,”pidió Edward concisamente. “Permanezcamos juntos, veamos si tomaron hacia el norte o el sur.” 
Yo no estaba tan familiarizada con la línea del tratado como el resto de ellos, pero podía oler la indirecta de los lobos en la brisa que sopla del este. Edward y Carlisle fueron más despacio de lo habitual, y yo podía ver su barrido de cabezas de lado a lado, esperando el rastro para dar vuelta.
“Sam?” Edward preguntó de una voz plana. "Qué es esto?" Sam atravesó los árboles unas cientas de yardas lejos, andando rápidamente hacia nosotros en su forma humana, al lado de dos lobos grandes —Paul y Jared. Esto le tomó un rato a Sam para enseñarnos; su paso humano me hizo impaciente. No quería tiempo para pensar pasaba. Quería estar en movimiento, hacer algo. Quise tener mis brazos alrededor de Alice, saber sin lugar a dudas que ella estaba a salvo. 
Mire la cara de Edward absolutamente blanca mientras el leía lo que estaba pensando Sam. Sam lo ignoró, mirando directamente a Carlisle, se detuvo y comenzó a hablar.
“Justo después de la medianoche, Alice y Jasper vinieron y pidieron permiso para cruzar la línea e ir hacia el océano. Les concedí eso y los acompañe a la costa yo mismo. Ellos fueron directamente al agua y no volvieron. Mientras viajábamos Alice me dijo que era de extrema importancia que no le dijera a Jacob el haberla visto hasta haber hablado con ustedes. Yo debía esperar aquí a que ustedes vinieran a buscarla y luego entregarles esta nota. Ella me dijo que obedeciera como si todas nuestras vidas dependieran de ello.”
La cara de Sam estaba muy seria cuando le entrego la hoja doblada de papel, impreso por todas partes con un pequeño texto negro. Eso era una pagina fuera de un libro; mis ojos de águila leyeron las palabras impresas tan pronto como Carlisle lo desdobló y ví el otro lado. El lado que veía era la página de derechos de autor de El Mercader de Venecia. Una ráfaga de mi propio olor salio de la hoja cuando Carlisle la sacudió. Comprendí que era una hoja rasgada de uno de mis libros. Yo había traído unas cosas de la casa de Charlie a la casita de campo; unos juegos de ropa normal, todas las cartas de mi madre, y mis libros favoritos. Mi rústica y andrajosa colección de Shakespeare había estado sobre la estantería en la pequeña sala de estar de la casita de campo ayer por la mañana…. 
“Alice ha decidido abandonarnos,” susurro Carlisle.
“Qué?” gritó Rosalie.
Carlisle giro la pagina de modo que todos pudiéramos leer. 
No nos busquen. No hay tiempo para desperdiciar.
Recuerden: Tanya, Siobhan, Amun, Alistair, todos los nómadas que puedan encontrar. 
Buscaremos a Peter y a Charlotte en nuestro camino. Sentimos tanto irnos de este modo, sin despedidas o explicaciones. Era el único modo para nosotros. 
Los amamos.
Estuvimos congelados de nuevo, en silencio total, excepto por el latido del corazón de los lobos y su respiración. Sus pensamientos también deben haber sido ruidosos. Edward fue el primero en moverse otra vez, hablando en respuesta a los que oyó en la cabeza de Sam. 
“Sí, las cosas están así de peligrosas.”
“Lo suficiente como para abandonar a su familia?” pregunto Sam en voz alta con censura en su tono. Estaba claro que no había leído la nota antes de entregársela a Carlisle. Estaba alterado ahora, en su mirada se notaba que lamentaba haber oído a Alice. 
La expresión de Edward era tiesa—hacia Sam probablemente enfadada o arrogante, pero yo podía ver la forma de dolor en los planos de su cara.
“No sabemos que vio Alice,”dijo Edward. “Alice no es insensible ni cobarde. Ella solo tiene mas información que nosotros.”
“Nosotros no—, “comenzó Sam. 
”Ustedes son atados de un modo distinto que nosotros,”empezó Edward. “Nosotros todavía tenemos nuestro libre albedrío.” 
La barbilla de Sam y sus ojos viendo hacia arriba de pronto negros.
“Pero deberían prestarle atención a la advertencia” continuo Edward “Esto es algo en lo que ustedes no se quieren involucrar, Alice les dijo lo que había visto.”
Sam rió amargamente. “Nosotros no nos escapamos.”Detrás de él, Paul resopló.
“No consigas una familia muerta por orgullo” dijo Carlisle silenciosamente.
Sam miró Carlisle con una expresión más suave. " Como Edward dijo, no tenemos la misma clase de libertad que ustedes tienen. Renesmee es una parte de nuestra familia ahora, así como ella es una de la suya. Jacob no puede abandonarla y no podemos abandonarlo, " Sus ojos parpadearon a la nota de Alice, y sus labios se presionaron formando una línea.
“Ustedes no la conocen,” dijo Edward
“Ustedes sí?” preguntó Sam sin rodeos.
Carlisle puso una mano sobre el hombro de Edward. "Tenemos mucho para hacer, hijo. Independientemente de la decisión de Alice, seríamos tontos si no siguiéramos su consejo ahora. Vamos a casa y sigamos trabajando.”
Edward cabeceó, su cara todavía era rígida con dolor. Detrás de mí yo podía oír los sollozos silenciosos, sin lágrimas de Esme.
Yo no sabía como llorar en este cuerpo; yo no podía hacer nada para empezar. No sentía nada aún. Todo pareció irreal, como si soñara otra vez después de todos estos meses. Teniendo una pesadilla.
"Gracias, Sam, " dijo Carlisle.
"Lo siento, " contestó Sam. "Nosotros no deberíamos haberla dejado ir. "
“Hicieron lo correcto,” le dijo Carlisle. “Alice es libre de hacer lo que ella quiera. No podemos detenerla si quiere ser libre.”
Yo siempre había pensado en los Cullen como uno, una unidad indivisible. Sin embargo, recordé que no siempre fue así. Carlisle creó a Edward, Esme, Rosalie y Emmett; Edward me creó a mí. Nosotros estábamos unidos síquicamente por sangre y veneno. Nunca pensé en Alice y Jasper por separado—adoptados en la familia. Bueno, en realidad Alice había adoptado a los Cullen. Ella estaba desconectada de su pasado, trayendo a Jasper con el suyo y se unió a la familia que ya estaba allí. Tanto ella y Jasper habían conocido una vida fuera de la familia Cullen. Había ella escogido empezar una nueva vida después de ver que la vida de los Cullen había acabado?
Estábamos condenados, entonces, verdad? No había ninguna esperaza en absoluto. No un rayo, un parpadeo podría haber convencido a Alice que tenia una posibilidad a nuestro lado. 
El aire brillante de la mañana pareció más espeso de pronto, más negro, como un físicamente oscurecido por mi desesperación.
"Yo no caeré sin luchar,"Emmett gruñó bajo su aliento. "Alice nos dijo a nosotros que hacer. Vamos a hacerlo." Los demás cabecearon con expresiones decididas, y comprendí que ellos contaban con cualquier posibilidad Alice nos hubiera dado. Que ellos iban a caer en la desesperación y esperar a morir. 
Sí, todos nosotros lucharíamos. Qué estaba allí? Y al parecer nosotros implicaríamos a otros, porque Alice había dicho eso antes de que ella nos hubiera abandonado. Cómo podíamos no seguir la última advertencia de Alice? Los lobos, también, lucharían con nosotros por Renesmee
Nosotros podíamos luchar, ellos podían luchar, y todos moriríamos.
No sentí la misma resolución que los demás parecieron sentir. Alice conocía las probabilidades. Ella nos daba la única posibilidad que ella podía ver, pero la posibilidad era demasiado delgada como para que ella le apostara
Me sentí como golpeada cuando giré mi espalda sobre la mirada crítica de Sam y seguí a Carlisle hacia la casa. Corríamos automáticamente ahora, no con la misma prisa por el pánico antes. Cuando nos acercamos al río la cabeza de Esme se levantaba.
“Este es otro rastro. Está fresco.”
Ella cabeceó adelante, hacia donde ella había llamado la atención de Edward en el camino antes. Mientras nosotros corríamos para salvar a Alice...
"Tiene que ser de antes en el día. Si fuera solamente Alice, sin Jasper, " dijo Edward sin vida.
La cara de Esme se frunció, y ella cabeceó.
Fui a la deriva a la derecha, cayendo un poco detrás. Estaba segura que Edward tenía razón, pero al mismo tiempo... Después de todo, cómo había terminado la nota de Alice en una página de mi libro?
" Bella?" Edward preguntó de una voz impasible cuando vacilé.
"Quiero seguir el rastro, " le dije, oliendo el ligero aroma de Alice que dejó de su ruta de vuelo más temprana. Yo era el principiante en esto, pero esto me olió exactamente a lo mismo, solamente que sin el olor de Jasper.
Los ojos de dorados de Edward eran vacíos. "Esto probablemente conduce solamente a la parte de atrás de la casa" 
"Entonces nos encontraremos allí. " 
Lo primero que pensé es que me dejaría ir sola, pero luego, se movió unos pasos, sus ojos cobraron vida.
“Voy contigo,” dijo calmadamente. “Nos veremos en la casa, Carlisle.”
Carlisle asintió, y se marcharon. Espere que ellos estuvieran fuera de nuestra vista, y entonces miré a Edward intrigada.
“No podía dejar que te fueras lejos de mi” me explicó en voz baja. “Me duele solo imaginarlo”
Lo entendí sin más explicación que esa. Pensé en verme separada de él y sentí el mismo dolor, no importa que tan corta fuera la separación.
Teníamos tan poco tiempo juntos.
Dirigí mi mano hacia él, y el la tomo. “Apurémonos,” dijo. “Renesmee debe estar despierta.”
Asentí, y estábamos corriendo de nuevo.
Probablemente era una cosa tonta, perder tiempo lejos de Renesmee solo por una tonta curiosidad.
Pero la nota me intrigaba. Alice podía haberla hecho en otra hoja o en el tronco de un árbol si no tenia con que escribir. Ella podía haberla hecho en un post-it de cualquiera de las casas. Por qué mi libro? Cuándo lo había hecho?
Bastante seguro, el rastro conducía atrás de la casita de campo por una ruta indirecta que quedó lejos, libre de la casa de los Cullen y los lobos en los bosques cercanos. Las cejas de Edward estaban apretadas por la confusión cuando se hizo obvio adonde conducía el rastro.
Él trató de entenderlo. "Ella dejó a Jasper esperándola y vino aquí?" estábamos casi en la casita de campo ahora, y me sentí incómoda. Me alegré porque la mano de Edward tenia la mía, pero también sentí como si yo debería estar aquí sola. El arrancar la hoja y llevarla sin Jasper era una cosa tan rara para Alice.
Esto parecía un mensaje de ella—No entendí en absoluto. Pero esto era de mi libro, entonces el mensaje tenia que ser para mí. Si fuera algo que ella quería que Edward supiera, no habría tomado ella una página de uno sus libros...?
"solamente un minuto," dije, tirando mi mano libre cuando llegamos a la puerta.
Su frente estaba surcada "Bella?" 
"Por favor? Treinta segundos."
No espere su respuesta. Crucé la puerta, sin que el me siguiera. Fui hacia la biblioteca. El aroma de Alice era fresco— tenia menos de un día. Había un pequeño fuego en la chimenea. Tome El Mercader de Venecia y lo abrí en la pagina siguiente a la que Alice había tomado.
Ahí, después del titulo y debajo de las palabras El Mercader de Venecia por William Shakespeare, había una nota.
Destruye esto.
Debajo había un nombre y una dirección en Seattle.
Cuando Edward cruzo la puerta, treinta segundos después, yo estaba viendo el libro quemarse. 
“Qué está pasando, Bella?”
“Ella estuvo aquí, ella arrancó una pagina de mi libro para escribir su nota.”
“Por qué?”
“No sé por qué.”
“Por qué estas quemándolo?”
“Yo—Yo—“
Fruncí el ceño, dejando a toda mi frustración y el dolor se viera en mi cara. Yo no sabía que trataba de decirme Alice, sólo que ella había ido hecho mucho para asegurarse que solo yo lo viera. La única persona cuya mente Eduardo no podía leer. Entonces ella debe querer mantenerlo en la oscuridad, y era probablemente por una buena razón. "Pareció apropiado."
"No sabemos lo que ella esta haciendo" dijo silenciosamente.
Miré fijamente en las llamas. Yo era la única persona en el mundo que podía mentirle a Eduardo. Esto era lo que quería Alice de mí? Su última petición?
“Cuando nosotros estábamos en el avión a Italia," susurré - esto no era una mentira, excepto quizás en el contexto - " cuando íbamos a rescatarte... ella le mintió a Jasper de modo que él no viniera detrás de nosotras. Ella sabía que si él afrontaba a los Vulturi, él moriría. Ella estaba dispuesta a morir antes de ponerlo a él en el peligro. Dispuesta para morir por mí, también. Dispuesta para morir por ti."
Edward no contesto.
“Ella tiene sus prioridades,” dije. Esto hizo crecer la angustia para comprender que mi explicación no se sintió como una mentira de ningún modo.
“Yo no creo eso,”dijo Edward. No lo dijo como si lo dijera para mi—lo dijo diciéndoselo a si mismo. “Talvez si solo estuviera Jasper en riesgo. Su plan podría funcionar para el resto de nosotros, pero el estaría perdido si se quedara. Tal vez…”
“Ella podría habernos dicho. Enviarlo a él lejos.”
“Pero Jasper se habría ido? Tal vez ella esta mintiéndole a el de nuevo.”
“De pronto,” yo pretendí estar de acuerdo “Tenemos que ir a casa. No hay tiempo.”
Edward tomo mi mano, y corrimos.
La nota de Alice no me hizo sentir ninguna esperanza. Si hubiera modo de evitar la matanza que viene, Alice se habría quedado. No pude ver otra posibilidad. 
Entonces era algo más lo que ella me daba. No una vía de escape. Pero qué más pensaría ella que yo quería? ¿Tal vez un modo de salvar algo? ¿Había allí algo que yo quisiera salvar? 
Carlisle y los demás no habían perdido tiempo. Nos habíamos separado 5 minutos, y ellos ya estaban listos para salir. En la esquina, Jacob era humano de nuevo, tenia a Renesmee en su regazo, ambos nos miraron con sus grandes ojos.
Rosalie había cambiado su traje de seda por un par de jeans, tenis y una blusa de botones hecha de material tejido del que se usa para viajes largos. Esme estaba vestida casi igual. Ellos habían formado un círculo alrededor de la mesa de café, pero solo mirándola, sólo esperando por nosotros. 
La atmosfera era mas positiva ahora que antes; se sentía bien para ellos estar en acción. Sus esperanzas estaban puestas en las instrucciones de Alice.
Mire al circulo y me pregunté donde fuimos encabezados primero.
"Debemos quedarnos aquí?" Edward preguntó, mirando a Carlisle. Él no parecía feliz.
"Alice dijo que nosotros tendríamos que mostrarle a la gente a Renesmee, y nosotros tendríamos que ser cuidadosos sobre ello," dijo Carlisle. "Nosotros enviaremos a quienquiera que podamos encontrar a aquí - Edward, eres el mejor para sentir un campo de minas, tu la presentarás. "Edward asintió, sin estar todavía feliz. "Hay mucha tierra para cubrir. " Nos dividiremos," contestó Emmett. "Rose y yo cazaremos nómadas." 
“Aquí tendrán las manos ocupadas,” dijo Carlisle ”La familia de Tanya estará aquí mañana en la mañana, y ellos no tienen idea por qué. Primero, debes convencerlos de no reaccionar como Irina lo hizo. Segundo, debes averiguar que es lo que quiso decir Alice sobre Eleazar entonces, después de todo, se quedarían ellos para atestiguar a nuestro favor? Esto comenzara cada vez que llegue alguien—si podemos convencer a alguien de venir en primer lugar.” Carlisle suspiró. “El trabajo de ustedes será el mas difícil, volveremos a ayudarlos en cuanto podamos.”
Carlisle puso una mano en el hombro de Edward por unos segundos y luego me dio un beso en la frente. Esme nos abrazó a ambos, y Emmett nos dio un puño en el brazo. Rosalie forzó una sonrisa para Edward y yo, le mando un beso a Renesmee, y luego le hizo una mueca a Jacob.
“Buena suerte,” les dijo Edward
“Y a ustedes,” dijo Carlisle. “Todos la necesitaremos.” 
Los miré irse, deseando sentir la misma esperanza que ellos, y deseando estar a solas con el computador unos segundos. Tenía que figurarme quien era J.Jenks y por qué Alice se había ido dejándome ese nombre solo a mí.
Renesmee se sacudió en los brazos de Jacob para tocar su mejilla.
“Yo no se porque los amigos de Carlisle van a venir. Eso espero. Suena como si fueran una cantidad innumerable en este momento,” le murmuró Jacob a Renesmee.
Entonces ella lo sabía. Renesmee había entendido claramente que estaba pasando. La cosa de la imprimación-el hombre lobo-da-al-objeto-de-su-imprimación-lo-que-sea-que-quiera se estaba haciendo viejo bastante rápido. No la protegía más no contestar la mas importante de sus preguntas?
Mire con cuidado su cara. Pero ella no parecía asustada, solo deseosa y muy seria mientras conversaba con Jacob en su silencioso modo. 
“No, no podemos ayudar; debemos quedarnos aquí,”le dijo. “Las personas vienen a verte a ti, no al escenario.”
Renesmee lo miro con el ceño fruncido.
“No, yo no tengo que ir a ningún lado,” él le contestó. Después miro a Edward para confirmar si estaba mal. Tengo que irme?
Edward vaciló. 
“Escúpelo,”dijo Jacob, su voz estaba llena de tensión. El tuvo razón en su punto, como el resto de nosotros.
“Los vampiros que vienen no son como nosotros,” dijo Edward "La familia Tanya es la única además de la nuestra con una reverencia para la vida humana, y aún ellos no piensan mucho en los hombres lobo. Pienso que podría ser más seguro—"
“Puedo cuidarme solo” interrumpió Jacob. 
“Seguro para Renesmee,”continuo Edward, “si la decisión de creer nuestra historia acerca de ella no es corrompida por una alianza con los hombre lobo.” 
“Algunos amigos. Ellos no se irían por con quien anda usted ahora?”
“Creo que ellos serian mas tolerantes en circunstancias normales. Pero debes entender—aceptar que Nessie no es una simple cosa para ellos, Por qué hace algo leve mas difícil?”
Carlisle le había explicado a Jacob las leyes acerca de los niños inmortales a Jacob la noche pasada. “Los niños inmortales realmente son tan malos?” preguntó Jacob.
" No puede imaginarse la profundidad de las cicatrices que ellos han dejado en la psique colectiva de los vampiro. "
“Edward..”Era raro oír a Jacob usar el nombre de Edward sin amargura.
“Yo se, Jake. Se cuan doloroso es para ti estar lejos de ella. Jugaremos esto por el oído—veamos como reaccionan. Nessie va a tener que estar de incógnito, fuera una pocas semanas. Ella tendrá que estar en la casita de campo hasta que sea el momento correcto de presentarla, mientras la mantienes a una distancia segura de la casa principal…” 
“Puedo hacer eso, compañía en la mañana, huh?”
“Si. Los mas cercanos de nuestros amigos. En este caso particular, probablemente es mejor si nosotros dejamos les contamos las cosas lo mas pronto posible. Puedes quedarte aquí. Tanya sabe acerca de ti. Ella nunca ha visto a Seth.”
“De acuerdo.”
“Deberías decirle a Sam lo que esta pasando. Van a haber extraños en el bosque pronto.”
“Buen punto. Aunque yo lo deba algún silencio después de lo de la noche pasada. "
”Escuchar a Alice usualmente es lo correcto.”
Los dientes de Jacob de unieron ruidosamente, y pude ver que el sentía lo mismo que Sam acerca de lo que habían hecho Alice y Jasper.
Mientras ellos hablaban, yo fui hacia la parte de atrás de las ventanas, tratando de ver. Ví en mi cabeza el salón que se curvaba hacia la sala y el comedor, justo después estaba un escritorio con un computador.
Controlé mis dedos contra las llaves mirando fijamente en el bosque, tratando de hacerlo parecer una cosa distraída. Los vampiros hacían cosas distraídas? No pensé que nadie me estuviera prestando atención particularmente, pero no di vuelta para asegurarme. El monitor cobro vida y brillo, golpee mis dedos nuevamente. Entonces fui hacia el escritorio muy silenciosamente, solo hacerlos parecía arbitrario. Un golpe a través de las teclas. 
Exploré la pantalla con mi visión periférica.
Ningún J.Jenks, pero allí había un Jason Jenks. Un abogado. Cepillé el teclado, tratando de mantener un ritmo, como el acariciar preocupado de un gato cuando todos excepto uno se ha olvidado que esta sobre su regazo. Jason Jenks tenía un sitio web de fantasía para su firma, pero la dirección en la página de entrada estaba mal. En Seattle, pero con un código postal diferente. Noté el número de teléfono y luego acaricié el teclado en el ritmo. Esta vez busqué la dirección, pero nada en absoluto pasó, como si la dirección no existiera. Quise mirar un mapa, pero decidí que yo tentaba mi suerte. Otro cepillado más, para suprimir la historia...
Seguí mirando fijamente a través de la ventana y cepillé la madera unas veces. Oí pasos ligeros que cruzaban el piso, y di vuelta esperando ver la misma expresión de antes. Renesmee me buscó, y tuve mis brazos abiertos para ella. Ella se lanzó, oliendo fuertemente a hombre lobo y recostó su cabeza en mi cuello.
Yo no sabia si podría soportar esto. Tanto como temía por mi vida, temía por la de Edward y le del resto de la familia, pero no era el mismo terror desgarrador que sentí si llegara a perder a mi hija. 
Tenia que haber un modo de salvarla, incluso si era la única cosa que podía hacer.
De pronto supe que eso era lo que quería mas que nada. El resto lo soportaría si tuviera, pero no su vida siendo perdida. No eso.
Ella era esa simple cosa que yo TENIA que salvar.
Sabría Alice como me iba a sentir?
La mano de Renesmee toco mi mejilla suavemente.
Ella me mostró mi propia cara, la de Edward, Jacob, Rosalie, Esme, Carlisle, Alice, Jasper, pasando todas las caras de la familia cada vez mas rápidamente. Seth y Leah, Charlie, Sue y Billy. Una y otra vez. Preocupada, como el resto de nosotros. Ella solo estaba preocupada, creo. Jake se había guardado la peor parte como por lo que yo podía notar .La parte acerca de cómo nosotros no teníamos esperanzas, como todos nosotros íbamos a morir unos meses después.
Ella me mostró el rostro de Alice por mas tiempo confundida. Dónde esta Alice?
“No lo se.” Conteste. “Pero ella es Alice. Ella esta haciendo lo correcto, como siempre.”
Lo correcto para ella, como sea. Odiaba pensar de ese modo acerca de ella, pero como mas podía ser entendida la situación?
Renesmee suspiró, e intensifico el deseo.
" Yo también la extraño." 
Sentí mi cara trabajando, tratando de encontrar la expresión coincidiera con el dolor en mi interior. Mis ojos se sintieron extraños y secos; parpadearon contra el sentimiento incómodo. Mordí mi labio. Cuando respire de nuevo, el aire se enganchaba en mi garganta, como si me ahogara con ello.
Renesmee se retiró para mirarme, y yo ví mi cara reflejada en sus pensamientos y en sus ojos. Me veía como Esme esta mañana.
Entonces esto era lo qué se sentía llorar.
Los ojos de Renesmee brillaron mojadamente cuando ella miró mi cara.
Ella acarició mi cara, no mostrándome algo, solamente tratando de calmarme.
Yo nunca había pensado ver la relación de madre-hija invertida entre nosotras, del modo que siempre había sido para Renée y yo. Pero yo no había tenido una visión muy clara del futuro.
Una lágrima brotó sobre el borde del ojo de Renesmee. La borré con un beso. Ella tocó su ojo asombrada y luego miró la humedad sobre su yema del dedo.
“No llores,” le dije. “Todo va a estar bien. Encontrare un modo para eso.”
Si no hubiera nada mas que yo pudiera hacer, yo salvaría a mi Renesmee. Estaba mas optimista que siempre eso era los que Alice me había dado. Ella lo sabia. Ella me había dejado otro camino.


0 comentarios:

Publicar un comentario