1 mar. 2011

Amanecer: Libro III - Bella - Prefacio y Cap. 1 - Quemadura


Satisfacción personal es una lujuria que puedes tener sólo después que tus enemigos hayan sido eliminados. Mientras tanto, todas las personas que amas son rehenes, debilitando tu coraje y corrompiendo tu juicio.
Orson Scott Card
Empire – Imperio

PREFACIO

NO MÁS SÓLO UNA PESADILLA, LA LÍNEA DE LOS BLACK avanzó hacia nosotros a través de la niebla helada moviéndose a sus pies.
Vamos a morir, pensé en medio del pánico. Estaba desesperada por el tesoro que guardaba, pero hasta pensar, que era un lapso, era algo que no podía permitírmelo ya que ocupaba mi atención.
Ellos se deslizaban cada vez más cerca, sus trajes oscuros ondeaban ligeramente con cada movimiento. Vi los vellos de sus manos, parecían una ensalada de col pero de color hueso. Ellos se separaron para venir a nosotros por todos los ángulos. Nos sobrepasaron en número. Era el fin.
Y luego, como un estallido de luz de un flash, la escena era diferente. Pero nada había cambiado-los Volturi todavía caminaban hacia nosotros calculando para matarnos. Lo que en realidad había cambiado era como yo veía la escena. De repente, yo estaba hambrienta de ellos. Yo quería que atacaran. El pánico cambió a sed de sangre cuando me puse en cuclillas avanzando, una sonrisa en mi rostro, y un gruñido rasgado mientras mostraba los dientes.

1. QUEMADURA

EL DOLOR ERA DESCONCERTANTE.
Eso, exactamente eso-yo estaba desconcertada. No podía entender, no tenía sentido lo que estaba pasando.
Mi cuerpo trató de rechazar el dolor, y fui absorbida una y otra vez en una oscuridad que recortaba segundos enteros o incluso hasta minutos de agonía, haciendo mucho más difícil mantenerse en la realidad.
Traté de separarlos.
La no-realidad era negra, y no dolía mucho.
La realidad era roja, y se sentía como si hubiese sido separada en dos, atropellada por un bus, golpeada por un luchador profesional, pisoteada por toros y sumergida en ácido, todo al mismo tiempo.
La realidad era sentir mi cuerpo aplastado y doblado cuando no podía moverme en absoluto a causa del dolor.
La realidad era saber que había algo mucho más importante que toda esta tortura, y no ser capaz de recordar qué era.
La realidad se vino tan rápido.
En un momento, todo estaba como debería haber estado. Rodeada por gente que yo amaba. Sonrisas. De alguna manera poco probable, era como si estuviera a punto de tener todo por lo que había luchado.
Y luego una diminuta, inconsecuente cosa habia salido mal.
Vi en el momento que mi taza se inclinaba, sangre oscura derramarse y manchar el blanco perfecto, y me tambaleé reflejadamente hacia el accidente. Había visto las otras, las manos rápidas, pero cuerpo continuaba estirándose, alcanzándolo…
Dentro de mí, algo me jaló en dirección contraria.
Rasgando. Quebrando. Agonía.
La oscuridad había se había apoderado y luego llevó a una ola de tortura. No podía respirar-me había ahogado una vez anteriormente, pero esto era diferente; estaba demasiado caliente en mi cuello.
Partes de mi se despedazaban, se quebraban, se desprendían…
Más oscuridad.
Voces, esta vez, gritando mientras el dolor volvía.
“¡La placenta debió haberse separado!”
Algo más puntiagudo que un cuchillo se desgarró a través de mi- las palabras, tenían sentido a pesar de las torturas. Placenta separada- yo sabía lo que significaba. Significaba que mi bebé estaba muriendo dentro de mí.
“¡Sácalo!” le grité a Edward. ¿Por qué no lo había hecho todavía? “¡no puede respirar! ¡Hazlo ahora!”
“La morfina-“
¡¿Quería que esperara? ¿Quería darme analgésicos mientras nuestro bebé moría?!
“¡No! Ahora-,” me asfixiaba, incapaz de terminar.
Puntos negros cubrieron la luz en el cuarto, cuando una punzada fría de nuevo dolor apuñaló glacialmente en mi estómago. Se sintió feo- automáticamente luché por proteger mi vientre, mi bebé, mi pequeño Edward Jacob, pero estaba débil. Mis pulmones me dolían, el oxígeno me quemaba.
El dolor se desvaneció de nuevo, entonces me aferré a ello. Mi bebé, mi bebé, muriendo…
¿Cuánto tiempo pasó? ¿Segundos? ¿Minutos? El dolor se había ido. Adormecida, no podía sentir nada. Ni tampoco ver, pero podía oír. Había aire en mis pulmones de nuevo, raspándome la garganta subían y bajaban burbujas.
“¡Quédate conmigo ahora, Bella! ¿Me escuchas? ¡Quédate! ¡No me vas a dejar! ¡Mantén tu corazón latiendo!”
¿Jacob? Jacob, todavía aquí, todavía tratando de salvarme.
Por supuesto, quería decirle. Por supuesto que mantendría mi corazón latiendo. ¿No se los había prometido a los dos?
Trate de sentir mi corazón, de encontrarlo, pero estaba tan perdida dentro de mi propio cuerpo. No podía sentir las cosas que debería, y nada se sentía en el lugar correcto. Parpadeé y encontré mis ojos. Podía ver la luz. No era lo que buscaba, pero era mejor que no ver nada.
Mientras mis ojos luchaban por adaptarse, Edward susurró, “Renesmee.”
¿Renesmee?
¿No el pálido y perfecto niño de mi imaginación? Tuve un momento de shock. Y luego una inundación de calor.
Renesmee.
Deseé que mis labios se movieran deseé que las burbujas de aire se transformaran en susurros en mi lengua. Forcé mis adormecidas manos a alcanzarla.
“Déjame… Dámela”
La luz bailó, rompiéndose lejos de las manos de cristal de Edward.
Los centellos eran cubiertos de rojo, con la sangre que cubría su piel. Y más rojo en sus manos. Algo pequeño que luchaba con esfuerzo, goteando sangre. Él hizo que el cuerpo caliente tocara con mis débiles brazos, como si yo estuviera cargándola. Su piel húmeda era caliente-tan caliente como la de Jacob.
Mis ojos se concentraron; de repente todo estaba absolutamente claro.
Renesmee no lloraba, pero respiraba rápidamente, asustada. Sus ojos estaban abiertos, su expresión en shock era casi graciosa. La perfecta y pequeña cabeza redonda esta cubierta de rizos enmarañados sangrientos. Los iris de sus ojos eran familiares-pero sorprendentes-de un marrón chocolate. Debajo de la sangre, su piel lucía pálida, un marfil cremoso. Todo menos sus mejillas, que ardían de color.
Su diminuta cara era absolutamente perfecta que me dejó atontada. Ella era incluso más hermosa que su padre. Increíble. Imposible.
“Renesmee”, susurré. “tan…hermosa”
El imposible rostro de repente sonrió- una sonrisa amplia, deliberadamente. Detrás de sus labios rosados había un completo juego de dientes de leche tan blancos como la nieve.
Ella bajó su cabeza y la apoyó contra mi pecho, abriéndose paso en el calor. Su piel era caliente y sedosa, pero no dio la impresión que pensaba.
Y luego había dolor de nuevo-sólo una punzada caliente de eso. Jadeé.
Y se había ido. Mi bebé con rostro de ángel no estaba. No podía verla o sentirla.
¡No! Quería gritar. ¡Devuélvanmela!
Pero la debilidad era mayor. Mis brazos, por un momento, parecieron mangueras de goma vacías, y luego se sintieron como nada en absoluto. No podía sentirlas. No podía sentirme.
La oscuridad se precipitó sobre mis ojos con más intensidad que antes. Como un grueso vendaje, rápido y firme. No cubría solamente mis ojos, sino a mi también con un peso aplastante. Estaba agotada como para luchar contra ello. Sabía que sería más fácil rendirme. Dejar que la oscuridad me empujara, mas abajo, abajo donde no había ningún dolor ni ningún cansancio ni ninguna preocupación ni ningún miedo.
Si hubiera sido sólo por mi, no hubiera podido luchar mucho tiempo. Era solo una humana, con nada más que una fuerza humana. Traté de mantenerme con lo sobrenatural por bastante tiempo, como Jacob dijo.
Pero esto no era solamente por mí.
Si hiciera lo más fácil ahora, dejaría que la nada negra me borrara. Los lastimaría.
Edward. Edward. Mi vida y la suya estaban enroscadas en un mismo hilo. Cortas uno, cortas los dos. Si él se fuera, yo no sería capaz de vivir con eso. Si yo me fuera, él no podría vivir con eso, tampoco. Y un mundo sin Edward era completamente inútil. Edward tenía que existir.
Jacob- quien se despidió de mí una y otra vez pero volvía cuando lo necesitaba. Jacob, a quien había herido tantas veces era criminal. ¿Lo heriría de nuevo? ¿De la peor manera? Él se quedó conmigo a pesar de todo. Ahora todo lo que él pedía era que me quedara por él.
Pero estaba tan oscuro aquí que no podía ver sus rostros. Nada se veía real. Eso hizo más difícil que no me rindiera.
Seguí luchando contra la oscuridad, sin embargo, casi como un reflejo, no estaba trabando de levantarlo. Sólo resistía. No lo permitía aplastarme completamente. Yo no era Atlas, la oscuridad se sentía tan pesada como el planeta tierra; no podía sostenerlo en mis hombros. Todo lo que podía hacer era no ser borrada completamente.
Yo era como el modelo de mi vida-nunca había sido lo suficientemente fuerte como para lidiar con cosas que están fuera de mi control, atacar a mis enemigos, o superarlos. Evadir el dolor. Siempre humana y débil, la única cosa que era capaz de hacer, era mantenerme, durar, sobrevivir.
Ya era suficiente hasta ese punto. Tenía que ser suficiente hoy. Resistiré hasta que la ayuda venga.
Sabía que Edward estaría haciendo todo lo que podía. Él no se rendiría. Y yo tampoco.
Mantuve la línea de aquella oscuridad de la no-existencia, por pulgadas.
Sin embargo, no era suficiente-esa determinación. Como el tiempo avanzaba sin cesar, y la oscuridad ganaba por octavas y dieciseisavas de mis pulgadas, yo necesitaba algo más de donde dibujar fuerza.
No podía tirar de ello, incluso viendo rostro de Edward. No el de Jacob, no el de Alice, o de Rosalie o Charlie o Reneé o Carlisle o Esme…nada. Eso me aterrorizó, y me pregunté si ya era demasiado tarde.
Sentí cómo me deslizaba-no había nada de donde agarrase.
¡No! Tengo que sobrevivir a esto. Edward dependía de mí. Jacob. Charlie Alice Rosalie Carlisle Reneé Esme…
Renesmee.
Y luego, todavía no podía ver nada, de pronto pude sentir algo. Como miembros fantasmas, me imaginé que podía sentir mis brazos de nuevo. Y en ellos, algo pequeño y duro y muy, muy caliente.
Mi bebé. Mi pequeña.
Lo hice. Contra toda probabilidad, yo fui lo suficientemente fuerte para sobrevivir por Renesmeé, para protegerla hasta que ella sea lo fuerte, tanto como para vivir sin mí.
Ese punto de calor en mis brazos fantasmas se sentía tan real. La apreté más a mí. Era exactamente en donde mi corazón debía estar. Sosteniendo fuertemente la caliente memoria de mi hija, supe que sería capaz de luchar contra la oscuridad tanto como fuera posible.
La calentura al costado de mi corazón se hizo cada vez más real, más y más caliente. Demasiado caliente. El calor era tan real que fue imposible creer que lo estaba imaginando.
Demasiado caliente.
Ya no era cómodo. Demasiado caliente. Mucho, muy demasiado caliente.
Como agarrar el lado contrario de un hierro caliente-mi respuesta fue automática, debía dejar caer lo que se estaba quemando en mis brazos. Pero no había nada en mis brazos. Ellos no estaban enrollados en mi pecho. Mis brazos eran un par de cosas muertas en algún lado al costado de mi cuerpo. El calor estaba dentro de mí.
La quemadura creció-se elevó y alcanzó su punto máximo, y de nuevo se elevó hasta que sobrepasó cualquier cosa que haya sentido alguna vez.
Sentí el pulso detrás de ese furioso fuego ahora en mi pecho, y me di cuenta que había encontrado mi corazón otra vez, justo en el momento que hubiera deseado no hacerlo. Deseaba haber abrazado esa oscuridad cuando todavía podía. Quería levantar mis brazos y agarrar mi pecho abierto y arrancar mi corazón-cualquier cosa pasa deshacerme de esta tortura. Pero no podía sentir mis brazos, ni siquiera uno de mis dedos.
James, rompiendo mi pierna con su pie. Eso no era nada. Eso era un cómodo lugar para descansar en una cama de plumas. Lo tomaría ahora, unas cien veces más. Cien fracturas. Lo tomaría y estaría agradecida.
La bebé, golpeando mis costillas, rompiendo todo a su camino a través de mi, parte por parte. Eso no era nada. Eso era flotar en una piscina con agua fría. Lo tomaría unas cien veces más y estaría agradecida.
El fuego ardió más y yo quería gritar. Rogar porque alguien me matara ahora, antes que vivir un segundo más en este dolor. Pero no podía mover mis labios. El peso seguía allí, aplastándome.
Me di cuenta que la oscuridad no era lo que me mantenía abajo; era mi cuerpo. Tan pesado. Enterrándome en las llamas que ahora salía de mi corazón, extendiéndose con un dolor casi imposible a través de mis hombros y estómago, subiendo por mi garganta, lamiéndome en la cara.
¿Por qué no me podía mover? ¿Por qué no podía grita? Esto no era parte de las historias.
Mi mente estaba insoportablemente clara-cortada por el dolor tan feroz-vi la respuesta tan rápido como formulaba las preguntas.
La morfina.
Parecía que había pasado un millón de muertes desde que discutimos eso-Edward, Carlisle y yo. Edward y Carlisle tenía la esperanza que suficientes analgésicos me ayudarían a combatir el dolor del veneno. Carlisle lo había intentado con Emmett, pero el veneno había quemado, más allá de la medicina, sellando sus venas. No había tiempo para extender eso.
Yo había mantenido un rostro tranquilo y agradecí mis raras estrellas que Edward no pudiese leer mi mente.
Ya que yo tenía morfina y veneno juntos en mi sistema antes, sabía la verdad. Sabía que la anestesia de la medicina era irrelevante mientras el veneno se esparcía por mis venas. Pero no había manera en que yo vaya a mencionar ese hecho. Nada que lo haría estar convencido de no cambiarme.
No había adivinado que la morfina tuviera ese efecto-que me sujetaría y me amordazaría. Manteniéndome paralizada mientras me quemaba.
Sabía todas las historias. Sabía que Carlisle no había hecho nada, se había quedado lo suficientemente quieto como para evitar descubrir por qué se quemaba. Sabía que, según Rosalie, no hacía nada bien en gritar. Y tuve la esperanza que yo podía hacer como Carlisle. Creería las palabras de Rosalie y mantendría mi boca cerrada. Porque sabía que cualquier grito que escapara de mi boca atormentaría a Edward.
Ahora parecía una broma de mal gusto que yo estaba cumpliendo mi deseo.
Si no pudiera gritar, ¿cómo podría decirles que me mataran?
Todo lo que quería era morir. Nunca haber nacido. Todo el dolor de mi existencia no se asemejaba a esto. No valía vivir con eso por un solo latido más.
Déjame morir, déjame morir, déjame morir.
Y, por un momento que parecía nunca acabarse, era todo lo que había. Sólo la tortura encendida, mis chillidos silenciosos, suplicando que la muerte llegue. Nada más, ni siquiera más tiempo. Para hacer esto infinito, sin un comienzo y sin un final. Un infinito momento de dolor.
El único cambio llegó cuando de repente, imposiblemente, mi dolor se dobló. La parte inferior de mi cuerpo, amortiguado por la morfina, de pronto estaba quemándose también. Alguna conexión rota se había arreglado-tejidos todos juntos por dedos de fuego ardiente.
La interminable quemadura seguía violentamente.
Pudieron haber sido segundos o días, semanas o años, pero eventualmente, el tiempo pasó a significar algo, de nuevo.
Tres cosas pasaron juntas, creciendo de una en otra por eso no supe cuál fue la primera: el tiempo restaurado, el peso de la morfina descolorándose y me hice más fuerte.
Podía sentir que el control de mi cuerpo regresaba a mi incrementándose, y esos incrementos fueron mi primera señal de que el tiempo transcurría. Lo supe cuando fui capaz de mover nerviosamente mis pies y mis dedos y cerrarlos en puño. Lo sabía, pero no actuaba en ello.
Aunque el fuego no bajaba ni un solo grado-de hecho, empecé a desarrollar una nueva capacidad para experimentar, una nueva sensación que apreciar, separadamente, cada lengua abrasadora de la llama que lamió por mis venas-descubrí que podía pensar a pesar de ello.
Podía recordar por qué no debí gritar. Pude recordar la razón por qué me había comprometido a resistir esa interminable agonía. Podía recordarlo, sin embargo, se sintió imposible ahora, había algo que quizá valía la tortura.
Esto pasó justo a tiempo para sostenerme cuando el peso dejó mi cuerpo. Cualquiera que estuviera viéndome, no veía cambios. Pero para mí, mientras mantuviera los gritos y las sacudidas dentro de mi cuerpo, donde no podían herir a nadie más, se sintió como si hubiera ido de ser atada a jugarme por mi vida mientras me quemaba, de agarrarme de esa jugada a sostenerme en el fuego.
Tenía sólo la suficiente fuerza para quedarme echada allí inmóvil mientras era carbonizada viva.
Mi sentido del oído se hizo más y más claro, y podía contar los latidos frenéticos de mi corazón marcando el tiempo.
Pude contar los alientos superficiales que jadeaban a través de mis dientes.
Pude contar los más mínimos, incluso las respiraciones que venían de algún lugar cerca de mí. Éstos se movían lentamente, para que yo pudiera concentrarme en ellos. Ellos significaron la mayor parte del tiempo que pasaba. Inclusive más que un reloj de péndulo, esos alientos me empujaron a través de los segundos quemantes hacia el final.
Continuaba haciéndome fuerte, mis pensamientos se hacían más claros. Cuando nuevos sonidos llegaron, podía oírlos.
Había claros pasos, el susurro del aire impulsado por una puerta abierta. Los pasos se acercaban más, sentí presión en la parte interna de mi muñeca. No podía sentir el frío de esos dedos. El fuego había herido toda memoria del frío.
“¿Todavía no hay cambios?”
“Ninguno.”
La presión ahora más clara, respiraba contra mi piel quemada.
“No hay olor de morfina”
“Lo sé”
“¿Bella? ¿Puedes oírme?”
Supe, a pesar de toda duda, que si yo desbloqueaba mis dientes, lo perdería – yo chillaría y chillaría y me retorcería. Si abría mis ojos, si sólo tiraba de un dedo- cualquier cambio sería el fin de mi control.
“¿Bella? ¿Bella? ¿Amor? ¿Puedes abrir tus ojos? ¿Puedes apretar mi mano?”
Presión en mis dedos. Sería difícil no responder a esa voz, pero estaba paralizada. Sabía que el dolor en su voz ahora no era nada comparado a lo que podría ser. Ahora lo único que el temía era si yo estaba sufriendo.
“Quizá… Carlisle, quizá fue demasiado tarde.” Su voz era sorda; se quebró en la palabra tarde.
Mi resolución vaciló por un segundo.
“Escucha su corazón, Edward. Es más fuerte incluso que el de Emmett. Nunca había oído algo tan vital. Ella sería perfecta”.
Si, yo tenía razón en quedarme quieta. Carlisle lo tranquilizaría. Él no necesitaba sufrir conmigo.
“¿Y su-su espina?”
“Sus heridas no fueron peores que las de Esme. El veneno la curará, así como hizo con Esme.”
“Pero ella está así todavía. Debí haber hecho algo mal.”
“O algo bien, Edward. Hijo, tu hiciste todo lo que yo habría hecho y más. No estoy seguro si yo hubiera tenido esa persistencia, esa fe que tomaste para salvarla. Deja de reprobarte. Bella estará bien.”
Un susurro quebrado. “Ella debe estar agonizando”.
“No sabemos eso. Tenía tanta morfina en su sistema. No sabemos el efecto que tendría en su experiencia.”
Sentí una presión débil en mi codo. Otro susurro. “Bella, te amo. Bella, lo siento.”
Quería tanto poder contestarle, pero no haría su dolor empeorar. No mientras tuviera fuerza para mantenerme.
Por todo esto, el fuego atroz fue directamente a quemarme. Pero había tanto espacio en mi cabeza ahora. Espacio para mirar hacia el futuro, con todavía otro espacio interminable para sufrir.
También había espacio para preocuparse.
¿Dónde estaba mi bebé? ¿Por qué no estaba ella aquí? ¿Por qué no hablaban de ella?
“No, estoy justo aquí”, Edward susurró, respondiendo mis pensamientos no dichos. “Ellos lo resolverán”
“Una situación interesante”, Carlisle respondió. “y yo que creí haberlo visto todo.”
“Lidiaré con eso después. Nosotros lidiaremos con eso” algo presionó suavemente mi palma abrasadora.
“Estoy seguro, entre los cinco de nosotros, podemos mantenerlo así y no dejar que esto se convierta en una matanza.”
Edward suspiró, “no sé que lado tomar. Amaría azotarlas a las dos. Bueno, después.”
“Me pregunto que pensará Bella-qué lado tomaría”. Carlisle musitó.
Una sonrisa baja, estirada. “Estoy seguro que me sorprenderá. Siempre lo hace.”
Los pasos de Carlisle se desvanecieron de nuevo, y yo estaba frustrada porque no había más explicaciones. ¿Estaban hablando tan misteriosamente sólo para molestarme?
Volví a contar los alientos de Edward para marcar el tiempo.
Diez mil, novecientos cuarenta y tres respiraciones después, unos pasos diferentes susurraron en la habitación. Claros, más…rítmicos.
Era extraño que yo pudiera distinguir la menuda diferencia entre los pasos que nunca había sido capaz de oír en absoluto hoy.
“¿Cuánto más?” Edward preguntó.
“No será mucho ya”. Alice le dijo. “¿Ves cuán clara se está volviendo? Puedo verla mucho mejor.” Musitó.
“¿Todavía te sientes un poco amarga?”
“Sí, muchas gracias por sacar el tema.” Ella se quejó. “Estarías mortificado también, si te dieras cuenta que fuiste esposado por tu propia naturaleza. Veo mejores vampiros, porque yo soy una; veo humanos bien, porque yo fui una. Pero no puedo ver esos mestizos raros en absoluto porque no son nada que haya experimentado antes. Bah!”
“Concéntrate, Alice”.
“Claro, es más fácil ver a Bella ahora.”
Hubo un largo momento de silencio, y luego Edward musitó. Era un nuevo sonido, más feliz.
“Ella realmente va estar bien,” suspiró.
“Claro que si”.
“Tu no estabas tan optimista dos días atrás.”
“No podía ver bien hace dos días. Pero ahora estás libre de todos esos puntos ciegos, es un pedazo de torta.”
“¿Podrías concentrarte por me? En la hora-dame un aproximado.”
Alice musitó. “Tan impaciente. Está bien. Dame un segundo“
Respirando despacio.
“Gracias, Alice.” Su voz era más brillante.
How long? ¿No podían por lo menos decirlo fuerte para mí? ¿Era mucho pedir eso? ¿Cuántos segundo más me quemaría? ¿Diez mil? ¿Veinte? ¿Otro día-ochenta y seis mil, cuatrocientos? ¿Más que eso?
“Ella va estar deslumbrante”.
Edward gruño despacio. “Ella siempre lo ha estado”.
Alice bufó. “Sabes lo que quiero decir. Mírala”
Edward no respondió, pero las palabras de Alice me dieron la esperanza que quizá no parecía la briqueta de carbón que yo me sentía. Era como si ya debería estar una pila de carbonizados huesos. Cada célula en mi cuerpo había sido reducida a ceniza.
Escuche la brisa cuando Alice salió del cuarto. Oí el rozar de la tela cuando ella se movió. Oí el zumbido de la luz colgando del techo. Oí el débil viendo cepillando contra la parte de afuera de la casa. Podía oír todo.
Abajo, alguien estaba viendo un partido. Los Mariners ganaban por dos.
“Es mi turno.” Escuché a Rosalie decirle a alguien, y allí había un bajo gruñido en respuesta.
“Hey, ahora.” Emmett advirtió.
Alguien silbó.
Escuché por algo más, pero no había nada más que el juego. Baseball no era lo suficientemente interesante para mantenerme distraída del dolor, entonces escuche la respiración de Edward de nuevo, contando los segundos.
Veintiún mil, novecientos diecisiete y medio segundo después, el dolo cambió.
Una de las cosas de la parte buena, empezó a decolorarse desde la yema de mis dedos de las manos y de los pies. Decolorándose lentamente, pero al menos era algo nuevo. Esto tenía que ser. El dolor estaba saliéndose…
Y luego malas noticias. El fuego en mi garganta no fue lo mismo de antes. No solamente ardía, sino que también me la secaba. Tan seca como hueso. Tan sedienta. El fuego quemaba, y quemaba la sed.
También malas noticias: el fuego dentro de mi corazón se hizo peor.
¿Cómo era eso posible?
Mis latidos, ya demasiado rápidos, se levantaron-el fuego condujo su ritmo a un nuevo paso frenético.
“Carlisle”, Edward llamó. Su voz era baja pero clara. Yo sabía que Carlisle lo oiría, si estuviera cerca o en la casa.
El fuego se retiraba de mis palmas, dejándolas felizmente sin dolor y frías. Pero se retiraba a mi corazón, el cuál ardió tan caliente como el sol y latió a una nueva furiosa velocidad.
Carlisle entró en el cuarto, Alice a su lado. Sus pasos eran tan distintos, incluso podía decir que Carlisle estaba en la derecha, y un pie delante de Alice.
“Escuchen” Edward les dijo.
El sonido más alto en el cuarto era mi frenético corazón, punzando al ritmo del fuego.
“Ah”, dijo Carlisle. “Ya casi termina”.
Mi alivio en sus palabras fue eclipsado por el dolor insoportable en mi corazón.
Mis muñecas estaban libres, mis tobillos también. El fuego se había extinguido por completo allí.
“Pronto”, agregó Alice impaciente. “Traeré a los otros. ¿Debería tomar Rosalie…?”
“Sí-mantén al bebé alejado”
¿Qué? No. ¡No! ¿Qué quería decir? Mantener a mi bebé alejado. ¿En qué estaba pensando?
Estiré mis dedos – la irritación se abrió camino a través de mi perfecta fachada. El cuarto estaba silencio a no ser por el martilleo de mi corazón mientras ellos contenían la respiración por un segundo en respuesta.
Una mano apretó mis voluntariosos dedos. “¿Bella? ¿Bella? ¿Amor?”
¿Podría responderle sin gritar? Lo consideré por un momento, y luego el fuego rasgó más caliente todavía a través de mi pecho, viniendo de mis codos i rodillas. Mejor no intentarlo.
“Los traeré ahora mismo”. Dijo Alice, con un ligero tono urgente, y yo escuche el sonido del viendo mientras se alejaba.
Y luego- ¡oh!
Mi corazón se salió, golpeando como las asas de un helicóptero, el sonido como sola nota sostenida; sentí como si esto demoliera mis costillas. El fuego flameó en el centro de mi pecho, absorbiendo las últimas llamas de fuego del resto de mi cuerpo para abastecer de combustible la más grande quemadura. El dolor era suficiente para atontarme, para atravesar mi control de hierro en el juego. Mi espalda se arqueó, doblada como si el fuego me arrastrara hacia arriba desde mi corazón.
Dejé que ninguna otra pieza de mi cuerpo rompiera fila mientras mi torso estaba caído hacia la mesa.
Se convirtió en una batalla dentro de mi- mi sobresaltado corazón hacía carrera contra el fuego. Los dos iban perdiendo. El fuego estaba condenado, habiendo consumido todo lo que le servía de combustible; mi corazón galopeó hacia su último latido.
El fuego se restringía, concentrándose dentro de ese único órgano humano con una oleada final, insoportablemente. La oleada fue respondida por un profundo ruido sordo, como un hueco. Mi corazón tartamudeó dos veces, y luego sonó quieto de nuevo sólo una vez más.
No había sonidos. No respiraciones. Ni siquiera las mías.
Por un momento, la ausencia del dolor fue todo lo que yo pude comprender.
Y luego abrí mis ojos y me miré fijamente, en espera.

0 comentarios:

Publicar un comentario