7 feb. 2011

Amanecer: Cap. 8 - Tic Toc Tic Toc Tic Toc


HEY, JAKE, PENSÉ QUE DIJISTE QUE ME QUERÍAS EN EL REMOJO.
Cómo no hiciste que Leah me despertara antes de que ella se estrellara.
Porque no te necesitaba. Todavía estoy bien.
El ya estaba por la parte norte del círculo.
Algo?
No. Nada de nada.
Hiciste alguna inspección?
El llego a uno de los bordes de mi recorrido. Se dirigió a un nuevo camino.
Sí-corrí unas pocas yardas. Ya sabes, solo verificando. Si los Cullens van de casería…
Buena esa.
Seth se dirigió hacia el perímetro principal.
Era más fácil correr con él que hacer lo mismo con Leah. A pesar de que ella estaba tratando-tratando fuertemente-siempre había duda en sus pensamientos. Ella no quería estar acá. Ella no quería sentir la bondad hacía los vampiros que estaba pasando por mi cabeza. No quería lidiar con la acogedora amistad de Seth con ellos, una amistad que sólo se estaba haciendo más fuerte.

Gracioso, a pesar. Había pensado que su mayor problema iba a ser sólo yo. La comida y ropa que Esme le había enviado estaban camino abajo por el río, en este momento. Inclusive después de que había comido mi parte-no porque su olor fuese casi irresistible lejos del quemante olor de los vampiros, sino por dar un buen ejemplo de tolerancia de auto-sacrificio para Leah- ella la rechazo. El pequeño bocado que ella había tomado por la noche no había satisfecho completamente su apetito. Lo cual hacía pero su carácter. Leah odiaba comer crudo.
Tal vez deberíamos hacer un barrido al este? Sugirió Seth. Ir más allá, y ver si están ahí esperando.
Estaba pensando en eso, Acepte. Pero hagámoslo cuando estemos completamente despiertos. No quiero bajar nuestra guarda. Aunque, debemos hacerlo antes que los Cullens hagan un intento. Pronto.
Cierto.
Eso me puso a pensar.
Si los Cullens fueran capaces de salir del área inmediata a salvo. Deberían continuar. Probablemente debieron salir cuando les avisamos. Debían ser capaces de afrontar otros caminos. Y tenían amigos en el norte, verdad? Tomen a Bella y corran. Parecía una respuesta obvia a sus problemas.

Debí haber sugerido eso, pero tenía miedo de que me escucharan. Y no quería que Bella desapareciera-nunca saber si lo logro o no.

No, eso era estupido. Les diré que se vayan. No tenía sentido que se quedaran, y sería mejor- no menos doloroso, pero más saludable-para mi si Bella se iba.

Era fácil decirlo ahora cuando Bella no estaba acá, mirando emocionada cuando me veía y al mismo tiempo aferrándose a su vida.
Oh, ya le pregunte a Edgard sobre eso. Pensó Seth.
Qué?
Le pregunte por qué no se habían ido aún. Irse done Tanya o algún otro lado. Algún lado muy lejos para que Sam fuera por ellos.

Tenía que recordar que justamente ahora había decidido dar a los Cullens el mismo aviso. Eso era mejor. Entonces no tenía que estar molesto con Seth por tomar la tarea en sus manos. No completamente molesto.
Entonces qué dijo? Están esperando una ventana?
No. No se van.
Y eso no debió sonar como una buena noticia.
Por qué no? Eso es estupido.
La verdad no, dijo Seth, ahora a la defensiva. Toma algo de tiempo adquirir el acceso medico que Carlisle tiene acá. Tiene todas las cosas que necesita para tratar a Bella, y las credenciales para obtener más. Esa es una de las razones por las que quieren ir de caza. Carlisle piensa que van a necesitar más sangre para Bella pronto. Ella ha usado casi toda las reservas de O+ que tenían reservadas para ella. El no le gusta agotar las reservas. El va a comparar algo más. Sabias que puedes comprar sangre? Si eres doctor.
No estaba ahora listo para ser lógico. Aún parece estupido. Pueden llevar bastante con ellos, verdad? Y robar la que necesiten a donde quiera que vayan. A quién le importa la basura legal cuando eres un no-muerto.
Edgard no quiere tomar ningún riesgo moviéndola.
Ella esta mejor de lo que estaba.
Es verdad, acepto Seth. En su cabeza, estaba comparando mis recuerdos de Bella entubada con la ultima vez que la habia visto cuando salía de la casa. Ella le sonrió a él y se agito. Pero sabes, no se puede mover demasiado. Esa cosa esta pateando el infierno fuera de ella.
Me tragué el ácido estomacal en mi garganta. Sí, lo se.
Rompió otra de sus costillas, me dijo melancólico.
Mi pata vacilo, y subí un paso antes de recuperar mi ritmo.
Carlisle la trato de nuevo. Sólo otra grieta, dijo. Luego Rosalie dijo algo sobre como inclusive los bebes humanos han roto costillas. Edgard la miro como si fuera a cortarle la cabeza.
Que mal que no lo hizo.
Seth estaba ahora en estado de completo reporte-sabiendo que todo era vitalmente interesante, a pesar de que no había pedido escucharlo. Bella ha tenido algo de fiebre hoy. Solo grado bajo- suda y luego escalofría. Carlisle no esta seguro que hacer con eso- solo parece estar enferma. Su sistema inmune no puede estar en su mejor estado ahora mismo.
Sí, estoy seguro es sólo una coincidencia.
A pesar de todo, ella esta de buen humor. Estuvo hablando con Charlie, riendo y todo-
Charlie! Qué? A qué te refieres, ella estaba hablando con Charlie?
Seth tartamudeo; mi furia lo había sorprendido. Supongo que llama todos los días para hablar con ella. A veces su mamá llama también. Bella sonaba mucho mejor ahora, le estaba asegurando que se estaba recuperando-
Recuperando? Qué demonios están pensando! Aumentar las esperanzas de Charlie sólo para destruirlo peor cuando ella muera. Pensé que lo estaban alistando para eso! Lo estaban preparando! Para qué lo esta esperanzando así?
Tal vez no muera, pensó calmadamente Seth.
Respire profundo, tratando de calmarme. Seth, inclusive si ella lo logra, no lo hará como humana. Ella sabe eso y también el resto de ellos. Si no muere, va a tener que hacer una convincente personificación de un cadáver, muchacho. Eso o desaparecer. Pensé que estaban intentando hacérselo más fácil a Charlie. Por qué…
Creo que es idea de Bella. Nadie dijo nada, pero la cara de Edward parecía pensar eso mismo que pensabas.
En la misma sintonía con el chupa-sangre otra vez.
Corrimos en silencio por pocos minutos. Empecé a recorrer una nueva línea, probando al sur.
No te alejes mucho.
Por qué?
Bella me pidió que te pidiera que pasaras por ahí.
Mis dientes se cerraron juntos.
Alice también te quiere. Dice que esta cansada de merodear por el ático como un murciélago en campanario. Seth lanzo una risa. Estaba cambiando antes con Edward. Tratando de mantener la temperatura de Bella estable. Calor a frío, como se necesita. Supongo, que si no hacerlo, podría regresar-
No, yo iré. Dije.
Okay, Seth no quiso hacer más comentarios. Se concentro muy fuerte en el bosque vacío.
Mantuve mi curso por el sur, buscando por cualquier cosa nueva. Me di la vuelta cuando vi los primero signos de habitantes. Aún no cerca del pueblo, pero no quería rumores de lobos otra vez. Hemos estado bien e invisibles por un largo periodo.
Pase a través del perímetro en mi camino de vuelta, hacía la casa. Por mucho que supiera que era algo estupido de hacer, no podía detenerme. Debo ser algún tipo masoquista.
No hay nada mal contigo, Jake. Esta no es la situación más normal.
Cállate, por favor, Seth.
Callándome.
No vacilé esta vez en la puerta; solo pase como si fuera dueño del lugar. Me imagine que molestaría a Rosalie, pero fue un esfuerzo perdido. Ni ella o Bella estaban a la vista. Mire desesperadamente alrededor, deseando que las hubiera perdido en alguna parte, mi corazón apretando contra mis costillas en una rara e inconfortable forma.
“Ella esta bien”, susurro Edward. “O, igual debería decir”.
Edward estaba en el sofa con su rostro entre las manos; no había levantado su cara para hablar. Esme estaba a su lado, sus brazos alrededor de los hombros de él.
“hola, Jacob,” ella dijo. “Me complace que regresaras.”
“A mi también,” dijo Alice con un profundo suspiro. Venía bajando las escaleras, haciendo una cara como si yo estuviera tarde para una cita.
“Uh, oye,” Dije. Se sentía raro tratando de ser educado.
“Dónde esta Bella?”
“Baño,” Me dijo Alice. ”Más que todo una dieta de fluidos, ya sabes, además, todo el asunto que el embarazo te hace, escuche.”
“Ah.”
Me pare ahí incómodamente, balanceándome sobre mis tobillos.
“Oh, maravilloso,” Se quejo Rosalie. Gire mi cabeza y la vi viniendo de un corredor medio escondido entre la escalera. Tenía sujetada gentilmente a Bella en sus brazos, un duro desprecio de su cara hacía mí. “Sabía que olía asqueroso.”
Y justo como antes, el rostro de Bella se ilumino como un niño en la mañana de navidad. Como si le hubiera traído el mejor regalo.
Era tan injusto.
“Jacob,” Respiro. “Viniste.”
“Hola, Bells”.
Esme y Edward se levantaron. Mire cuidadosamente a Rosalie llevar a Bella al sofá. Mire como a pesar de eso, Bella se puso blanca y mantuvo la respiración-como si estuviera lista a no hacer ningún ruido no importa cuanto doliera.
Edward paso su mano a través de su frente y luego de su cuello, trato de hacerlo parecer como si solo estaba haciendo su pelo atrás, pero me pareció como el examen de un doctor.
“Estas fría?” Le murmuro.
“Estoy bien.”
“Bella, sabes lo que te dijo Carlisle,” dijo Rosalie.
“No juegues con nada. No nos ayuda a tenerles cuidado a ambos.”
“Okay, tengo algo de frío. Edward, puedes pasarme esa frazada.”
Gire mis ojos. “No es esa la razón de que yo este aquí.”
“Acabas de llegar,” dijo Bella. “Después de correr todo el día, estoy segura. Descansa un minuto, probablemente me caliente en un instante.”
La ignoré, fui a sentarme en el piso al lado del sofa mientras aún me decía qué hacer. A ese punto, no estaba seguro cómo… lucía tan frágil, y tenía miedo de moverla, inclusive de ponerla alrededor de mis brazos. Así que me acerque cuidadosamente puse mi brazo contra el de ella, tocando su mano. Luego puse mi otra mano contra la cara de ella. Era tan difícil saber si se sentía más débil de lo normal.
“Gracias, Jake,” dijo, y la sentí temblar de nuevo.
“Sí”, le dije.
Edward se sentó en el brazo del sofá cerca de los pies de Bella, sus ojos siempre en su rostro.
Era muy difícil esperar, que con los supero idos a mi alrededor, que nadie se diera cuenta del rugir de mi estomago.
“Rosalie, por qué no le traes algo a Jacob de la cocina,” Dijo Alice. Ahora invisible, sentada calladamente detrás del espaldar del sofá.
Rosalie miro al lugar donde había salido la voz de Alice sin creerlo.
“Gracias, de todos modos, Alice, pero no creo que quiera comer algo que la rubia escupa. Estoy seguro que mi sistema no tomaría muy gentilmente el veneno.”
“Rosalie jamás avergonzaría a Esme mostrando tanta falta de hospitalidad.”
“Por supuesto que no,” dijo la rubia en una voz dulce que inmediatamente desconfié. Se levanto y salió de la habitación.
Miró Edward.
“Me dirás si lo envenena, verdad?” Pregunté.
“Sí,” prometió Edward.
Y por alguna razón le creí.
Había un montón de sonido de la cocina y-extrañamente-el sonido del metal protestando cuando se abusaba. Edward miro otra vez, pero sonrió sólo un poco, también. Luego regreso Rosalie antes de que pudiera pensar más de eso. Con una sonrisa boba, puso un plato metálico a mi lado.
“Disfruta, mestizo.”
Había sido una vez un gran recipiente de mezclar, pero ella lo había doblado hasta tener la forma casi exacta de un plato para perros. Tenía que estar impresionado con su rapida destreza. Y su atención al detalle. Había rasgado la palabra Fido al lado. Excelente caligrafía.
Porque la comida parecía bastante buena-filete, nada menos, y una papa asada con todo los detalles- le dije, “Gracias, rubia.”
Ella resoplo.
“Oye, sabes como se le dice a una rubia con cerebro?” Pregunte, y luego con el mismo aliento, “un Golden retriever.”
“También escuche ese,” dijo, sin sonreir.
“Seguire intentando,” lo prometo y luego continue.
Hizo una cara de fastidio y volteo los ojos. Luego se sentó en una de las sillas y empezó a cambiar canales en el televisor grande tan rápido que no había forma que ella estuviera buscando algo que ver.
La comida estaba bien, a pesar del hedor a vampiro en el aire. Me estaba acostumbrando en verdad a eso. Mm. No algo que estuviese deseando exactamente.
Cuando terminé-estaba considerando lamer el plato, sólo para dar algo de quejar a Rosalie- Sentí os dedos frios de Bella sobre mi pelo. Lo jalo hacia mi nuca.
“Hora de un corte, ah?”
“Te estas poniendo un poco lanudo,” dijo. “Tal vez-”
“Déjame adivinar, alguien acá solía cortar pelo en un salón en París.”
Ella murmuro, “Probablemente.”
“No gracias,” dije antes de que ella pudiera ofrecer en verdad. “Estoy bien por unas semanas más.”
Lo cual me hizo recordar cuán largo iba a durar ella. Trate de pensar en una forma educada de preguntarle.
“Entonces…Mm…cuál es la fecha? Ya sabes, del nacimiento del pequeño monstruo.”
Jalo la parte de atrás de mi cabeza con casi la misma fuerza para sacar plumas, pero no respondió.
“Es en serio,” Le dije. “Quiero saber cuánto estaré acá.” Cuánto ibas a estar acá, agregue en mi cabeza. Voltee para mirarla. Sus ojos estaban pensativos, la línea de estrés estaba entre sus cejas otra vez.
“No lo se,” murmuró. ”No exactamente. Obviamente, no vamos con el modelo de nueve meses acá y no podemos hacer un ultrasonido, así que Carlisle esta estimando por cuán grande estoy. La gente normal se supone que debe ser de 40cm acá”-paso sus dedos justo sobre el bulbo de su estomago-“Cuando el bebe crece completamente. Un centímetro por cada semana. Tenia 30 esta mañana y he ganado casi 2cm por día, a veces más…”
Dos meses por día, los días volaban. Su vida acelerando al máximo. Cuántos días eso le daba, si ella estaba contando sobre 40, cuatro? Me tomo un minuto mirar como digerirlo.
“Estas bien?” Pregunto ella.
Cabecee, inseguro de cómo sonaría mi voz.


La mirada de Edward se alejo de nosotros al escuchar mis pensamientos, pero yo pude ver su reflejo en la pared de vidrio. Era el hombre que se quemaba vivo de nuevo.
Era divertido como teniendo un plazo establecido se hacia mas dificil pensar en su partida, o en dejar que se vaya. Estaba contento de que Seth me hubiera informado, por lo que sabia que se quedarian aqui. Seria insoportable, preguntarse si ellos estaban a punto de irse, para llevarse uno o dos o tres de esos cuatro dias. MIS cuatro dias.
Tambien era gracioso como, aun sabiendo que se estaba acabando, el dominio que ella tenia en mi solo lo hacia mas dificil de terminar. Casi como si estuviera relacionado a su expandido vientre - mientras su tamaño aumentaba, ella ganaba fuerza gravitacional.
Por un minuto trate de mirarla desde la distancia, para separarme de la fuerza de atraccion. Sabia que no era mi imaginacion el hecho de que mi necesidad por ella era mas fuerte que nunca. ¿Por qué era eso? ¿Porque se estaba muriendo? ¿O porque incluso sabiendo que no moriria -en el mejor de los casos-, ella se volveria algo mas que yo no conocia o entenderia?

Recorrio mi pomulo con su dedo, y mi piel estaba humeda adonde ella tocara.
- Esto va a estar bien - dijo en una especie de canturreo. No importaba que las palabras no significaran nada. Ella lo dijo de la forma en la que la gente cantaba esas canciones infantiles sin sentido a los niños. Rock-a-bye, baby.(No se que signifique la frase. En google dice que es una cancion)
- Claro -refunfuñe. Ella giro contra mi brazo, descansando su cabeza sobre mi hombro.
- No pense que vendrias, Seth dijo que lo harias, y tambien Edward, pero no les crei.
- ¿Por que no? - pregunte bruscamente
- Tu no eres feliz aqui. Pero viniste igual.
- Tu me quieres aqui.
- Lo se. Pero no deberias haber venido, porque no es justo querer que estes aqui. Yo habria entendio.

Estuvimos callados por un minuto. El rostro de Edward volvio a su lugar. El miro a la teve mientras Rosalie iba cambiando los canales rapidamente. Ella estaba por el seiscientos. Me pregunte cuanto tiempo le tomaria volver al comienzo.
- Gracias por venir- Susurro Bella
- Puedo preguntarte algo? - Pedi
- Por supuesto

Edward no miraba como si estuviera prestandonos atencion a nosotros, pero el sabia lo que iba a preguntar, asi que no me engaño.
- ¿Por qué me quieres aqui? Seth podria mantenerte caliente, y seria mas facil para el estar cerca, ese feliz pequeño vandalo. Pero cuando yo entro por la puerta, tu sonries como si yo fuera tu persona favorita en el mundo.
- Tu eres una de esas personas.
- Eso apesta, tu lo sabes.
- Seh, - suspiro - Perdon.
- ¿Por que? No me respondiste eso.

Edward estaba mirando a la lejania otra vez, como si estuviera mirando por la ventana. Su rostro era blanco en el reflejo.

- Me siento... Completa cuando estas aqui, Jacob. Como si toda mi familia estuviera junta. Quiero decir, supongo que es como si lo fueran....Yo nunca tuve una familia grande antes. Es lindo. - Ella sonrio por medio segundo - Pero no esta completa cuando no estas.
- Yo nunca sere parte de tu familia, Bella.

Podria haber sido. Hubiera sido bueno pertenecer ahi. Pero eso era solo un futuro distante que murio mucho antes de tener una chance de vivir.
- Siempre seras una parte de mi familia - dijo en desacuerdo. Mis dientes hicieron un sonido rechinante.
- Esa respuesta es basura.
- ¿Que es una buena respuesta?
- ¿Que tal "Jacob, dare una patada para sacarte el dolor"? -La senti estremecerse.
- ¿Te gustaria esto mejor? - susurro - Es mas facil, por lo menos. Puedo envolver mi cabeza con eso. Puedo lidiar con eso.

Mira de vuelta hacia abajo, a su cara tan cerca de la mia. Sus ojos estaban cerrados y ella estaba frunciendo el ceño.
- Nos salimos de la pista, Jake. Fuera de balance. Se supone que tu eres una parte de mi vida...Puedo sentir eso, asi que tu tambien. - Ella paro un segundo sin abrir los ojos. Como si estuviera esperando que yo lo negara. Como no dije nada, ella continuo.
- Pero no como esto. Hicimos algo mal. No. Yo lo hice. Hice algo mal y nos salimos de la pista...

Su voz se calmo, y el ceño sobre su cara relajada hasta que solamente solo se fruncian un poco las esquinas de sus labios. Espere para que vertiera un poco mas de jugo de limon en mis cortes de papel, pero entonces un ronquido suave salio de su garganta.
- Ella esta agotada- murmuro Edward - Fue un largo dia. Un dia dificil. Pense que se dormiria temprano, pero ella esperaba por ti.

No lo mire.
- Seth dijo que se rompio otra costilla.
- Si. Se esta haciendo mas dificil para ella el respirar.
- Grandioso.
- Dejame saber cuando ella este caliente de nuevo.
- Seh.

Ella todavia tenia carne de gallina en el brazo que no tocaba el mio. Yo apenas habia levantado mi cabeza para buscar una manta cuando Edward agarro una del brazo del sofa y la arrojo de tal modo que quedara colocada sobre Bella. Ocasionalmente, la cosa de la telepatia ahorraba tiempo. Por ejemplo, tal vez yo no tendria que hacer una gran produccion sobre la acusacion de lo que pasaba con Charlie. Aquel desastre. Edward solo tendria que oir cuan furioso...-
- Si - estuvo de acuerdo - No es una buena idea.
- ¿Entonces por qué? ¿Por qué Bella le dice a su padre que esta recuperandose cuando eso solo podria hacerlo solo mas miserable?
- Ella no puede soportar su ansiedad.
- Entonces es mejor... -
- No. No es mejor. Pero no voy a obligarla a hacer nada que la haga infeliz ahora. Pase lo que pase, esto la hace sentir mejor. Tratare con el resto despues.

Eso no sono bien. Bella no dejaria el dolor de Charlie para otro dia, por alguno mas para enfrentar. Aun muriendo. Esa no era ella. Si yo conocia a Bella, ella tenia que tener algun otro plan.

- Esta muy segura de que va a sobrevivir. - Dijo Edward.
- No como humana - proteste.
- No, no como humana. Pero espera ver a Charlie de nuevo algun dia.

Oh, esto solo se ponia mejor y mejor.

- Ya veo. Charlie. - Finalmente lo mire - Despues. Ver a Charlie cuando sea de un blanco brillante con los ojos rojos. No soy una sanguijuela, asi que tal vez me este perdiendo algo, pero Charlie parece una extraña eleccion como primer almuerzo

Edward suspiro.
- Ella sabe que no sera capaz de estar cerca de el durante al menos un año. Piensa que puede resistirlo. Decirle a Charlie que tuvo que irse a un hospital especializado al otro lado del mundo. Mantenerse en contacto por llamadas telefonicas....-
- Eso es insano.
- Si.
- Charlie no es estupido. Aunque ella no lo mate el va a notar una diferencia.
- Ella esta contando con eso.
Yo segui mirando fijamente, esperando por su explicacion.
- Ella no envejecera, por supuesto, asi que eso nos da un tiempo limitado, aun si Charlie aceptara cualquier excusa ella vendria con los cambios. - él sonrio apenas - ¿Recuerdas cuando tu trataste de decirla sobre tu transformacion? ¿Como hiciste que lo adivinara?

Mi mano libre se flexiono en un puño.
- ¿Ella te lo dijo?
- Si. Ella estaba explicando su....idea. Veras, ella no tiene permiso de decirle a Carlie la verdad...Eso seria muy peligroso para el. Pero el es un hombre inteligente, practico. Bella piensa que el va a formar su propia explicacion. Asume que va a estar equivocado. - Edward resoplo - Despues de todo, apenas nos adherimos al canon vampirico. El asumira cosas equivocadas sobre nosotros, como hizo ella en el comienzo,e iremos con eso. Ella piensa que podra verlo...De vez en cuando.
- Insano - Repeti
- Si. - Acordo de nuevo.

Era debil de él dejarla hacer las cosas a su manera en esto, solamente para mantenerla feliz ahora. Esto no resultaria bien. Lo que me hizo pensar que el probablemente no esperaba que ella viviera para poner en practica su loco plan. Apaciguandola, de modo que ella pudiera ser feliz por un pequeño tiempo mas.

Como 4 dias mas.

- Yo tratare con lo que sea que venga - susurro, y bajo su cara, alejandola para que yo no pudiera siquiera ver su reflejo - No quiero causarle dolor ahora.
- ¿Cuatro dias? - pregunté. Él no levanto la mirada.
- Aproximadamente.
- ¿Entonces que?
- ¿Que quieres decir, exactamente?

Pense en lo que Bella habia dicho. Sobre la cosa envuelta agradablemente y apretujada en algo fuerte, algo como piel de vampiro. ¿Asi que como funcionaba eso? ¿Como saldria de ahi?
- De la poca investigacion que hemos podido hacer, las criaturas podrian usar sus dientes para escapar del vientre - susurro.

Hice una pausa para tragar la bilis.
-¿Investigacion? - Pregunte debilmente
-Es por eso que no has visto a Jasper y Emmett por aqui. Eso es lo que Carlisle esta haciendo ahora. Tratando de descifrar historias antiguas y mitos, es cuanto podemos hacer con lo que tenemos, buscando algo que podria atudarnos a predecir el comportamiento de la criatura.
- ¿Historias? Si hubiera mitos, entonces...
- ¿Entonces esta cosa no es la primera de su clase? - Edward pregunto, previendo mi pregunta - Tal vez. Esta todo muy incompleto. Los mitos pueden ser facilmente productos del miedo y la imaginacion. Aunque... - vacilo- sus mitos son ciertos, ¿No lo son? Tal vez estos lo sean, tambien. Parecen estar localizados, unidos...
- ¿Como encontra...-?
- No encontramos a una mujer en America del Sur. Ella habia sido criada con las tradiciones de su pueblo. Habia escuchado advertencias sobre tales criaturas, viejas historias que se fueron transmitiendo.
- ¿Cuales eran las advertencias? - Susurre
- Que la criatuera debia morir inmediatamente. Antes que pudiera ganar demasiada fuerza.

Justo como Sam pensaba. ¿Tenia razon?

- Por supuesto, sus leyendas dicen lo mismo de nosotros. Que debemos ser destruidos. Que somos asesinos sin alma.

Dos por dos.

Edward lanzo una risa dura.

- ¿Que dicen las historias sobre las... madres?

Agonia rasgante atraveso su rostro, y, como me estremeci de su dolor, supe que no me iba a dar una respuesta. Dude que él pudiera hablar. Fue Rosalie - quien habia estado tan quieta desde que Bella cayo dormida que casi la olvido - la que respondio. Hizo un ruido desdeñoso desde su garganta.
- Desde luego no hubo nunca sobrevivientes. - dijo. "No hubo nunca sobrevivientes", directa e indiferente- Dar a luz en el medio de un pantano infestado de enfermedades con un curandero untando perezosamente saliva en tu cara para liberar los malos espiritus nunca fue el metodo mas seguro. Hasta los nacimientos normales salian mal la mitad de las veces. Ninguno de ellos tuvieron lo que este bebe tiene... Cuidadores con una idea de lo que necesita, quienes tratan de satisfacer esas necesidades. Un doctor con un conocimiento reotalmente unico de la naturaleza vampirica. Un plan en marcha para recibir al bebe lo mas seguro posible. Veneno que puede reparar cualquier cosa que vaya mal. El bebe estara bien. Y todas esas otras madres habrian probablemente sobrevivido si huebieran tenido...Si es que existieron en primer lugar. Algo de lo que yo no estoy convencida - Inhalo desdeñosamente.

El bebe, el bebe. Como si eso fuera todo lo que importara. La vida de Bella era un detalle menor para ella...Facil de sacar volando. La cara de Edward era blanca como la nieve. Sus manos curvadas en garras. Totalmente indiferente y egoista, Rosalie se retorcio en su silla de modo que su espalda le diera a el . Edward se inclino hacia delante, agachandose "Permiteme" sugeri.
El se pauso, enarcando una ceja.
Silenciosamente levante mi tazon de perro del piso. Entonces, con un movimiento rapido de mi muñeca, lo lanze a la cabeza de la rubia tan fuerte que - con un golpe estridente- reboto y rompio el pedazo redondo superior del poste en el pie de las escaleras. Bella se retorcio pero no se desperto.
- Rubia tonta - masculle
Rosalie giro su cabeza lentamente, y sus ojos estaban ardiendo.
- Tu. Pusiste. Comida. En. Mi. Cabello.

Eso hice. Se lo tire encima. Me aleje de Bella de modo que no la sacudiera, riendome tanto que kas lagrimas bajaban por mis mejillas. Desde atras del sofa, oi la risa tintineante de Alice unirse. Me pregunte porque Rosalie no entraba en accion. Lo esperaba de alguna manera. Me di cuenta de que mi risa habia despertado a Bella, aunque no lo hubiera hecho con el verdadero sonido.

- ¿Que es tan gracioso? - mascullo
- Puse comida en su cabello -le dije, riendo con satisfaccion otra vez.
- No voy a olvidar esto, chucho. - siseo.
- No es dificil borrar memoria de una rubia - replique- Solo hay que soplar en su oreja.
- Consigue nuevos chistes - dijo bruscamente.
- Vamos, Jake. Deja a Rose en- Bella se quedo a mitad de la oracion y aspiro fuertemente. En el mismo segundo, Edward estaba inclinado sobre mi, rasgando la manta. Ella parecia tener convulsiones, su espalda arqueandose en el sofa.

- El solo esta - jadeo ella- estirando.
Sus labios estaban blancos, y tenia los dientes cerrados como si estuviera conteniendo un grito. Edward puso las manos a ambos lados de su cara.
- ¿Carlisle? - Llamo en una tensa y baja voz.
- Aqui mismo - dijo el doctor. No lo habia oido entrar.
- Bien - dijo Bella, aun respirando con dificultad y superficialmente. - Piensa que se termino. Pobre niño no tiene bastante espacio, eso es todo. Se esta haciendo tan grande.

Era realmente dificil de entender, aquel tono de adoracion que ella usaba para describir la cosa que la rompia. Especialmente despues de la insensibilidad de Rosalie. Me hacia desear tirarle algo a Bella, tambien. Ella no se dio cuenta de mi humor.
- Tu sabes, me recuerda a ti, Jake -dijo en un tono afectivo, aun jadeando.
- No me compares con esa cosa - Escupi a traves de mis dientes.
- Solo hablaba de tu estiron - dijo, pareciendo como si hubiera herido sus sentimientos. Bien. - Tu disparaste para arriba. Pude ver como te hacias mas alto a cada minuto. Él es asi, tambien. Creciendo tan rapido.

Mordi mi lengua para no decir lo que queria decir - Con tanta fuerza que senti el sabor de la sangre en mi boca. Por supuesto, esto se curaria antes de que pudiera tragar. Eso era lo que Bella necesitaba. Ser fuerte como yo, ser capaz de curarse...
Ella tomo una respiracion y luego se relajo en el sofa.
- Mmhh - Carlisle murmuro.Lo mire, y sus ojos estaban sobre mi.
- ¿Que? - Demande

La cabeza de Edward apoyada a un costado como si reflejara lo que Carlisle estaba pensando.
- Tu sabes que yo me preguntaba sobre el los cromosomas del feto, Jacob.
- ¿Y que?
- Bueno, tomando sus semejanzas en consideracion-
- ¿Sus semejanzas? - Gruñi, no apreciando el plural.
- El crecimiento acelerado, y el factor de que Alice no puede ver a ninguno.
Senti mi cara volverse blanca. Me habia olvidado de eso.
- Bueno, me pregunto si eso significa que tenemos una respuesta. Si las semejanzas son profundas geneticamente.
- 24 pares- Edward refunfuño bajo su aliento.
- No lo sabes.
- No. Pero es interesante especular. - dijo Carlisle con voz calmante.
- Si. Fascinante.

El ronquido ligero de Bella empezo de nuevo, acentuando mi sarcasmo amablemente.

Ellos empezaron, entonces una conversacion de genetica en la que las unicas palabras que yo entendia eran los "el" y las "y". Y mi propio nombre, desde luego. Alice participo, comentando de vez en cuando con su voz de pajaro alegre. Incluso aunque ellos hablaran de mi, no trate de estender las conclusiones que ellos sacaban. Yo tenia otras cosas en mi mente, unos hechos que estaba tratando de reconciliar.
En primer lugar Bella dijo que la criatura estaba protegida por algo fuerte como la piel de un vampiro, algo que era impenetrable para los ultrasonidos, demasiado resistente para las agujas. En segundo Rosalie habia dicho que ellos tenian un plan para recibir a la criatura a salvo. En tercer lugar, Edward dijo que - en mitos- monstruos como este pueden masticar el camino para salir de sus madres.

Me estremeci.

Y esto me dio alguna clase enferma de sentido, porque en cuarto lugar, no muchas cosas cortan a traves de la piel de vampiro. Los dientes de la criatura mestiza - de acuerdo a los mitos - eran bastante fuertes. Mis dientes eran bastante fuertes.

Y los dientes de vampiro eran bastante fuertes.

Era dificil perderse lo obvio, pero de seguro yo deseaba hacerlo. Porque tuve una buena idea de como exactamente Rosa

0 comentarios:

Publicar un comentario